Advierten sobre la falta de jueces federales en Salta

Los camaristas actúan como subrogantes en tribunales del norte y hay audiencias fijadas hasta junio de 2010.
OFICINASEL INGRESO A UNO DE LOS DOS JUZGADOS FEDERALES EN SALTA. OFICINASEL INGRESO A UNO DE LOS DOS JUZGADOS FEDERALES EN SALTA.

Para evitar retrasos en las causas, cada juez en Salta y Jujuy debería resolver 600 expedientes por día.

En un informe elevado a la Corte Suprema, la Cámara Federal de Apelaciones de Salta expuso las dificultades en que se desenvuelve el fuero en el norte argentino. El tribunal que preside Jorge Luis Villada e integran también Roberto Gerardo Loutayf Ranea y Luis Rabbi Baldi Cabanillas advirtió que, por falta de jueces, los camaristas actúan como subrogantes en Salta y en Jujuy.

En este punto, se hizo notar que miembros de la Cámara Federal "intervinieron en más de 175 causas como subrogantes" en tribunales orales de ambas provincias y que "están fijadas audiencias hasta mediados de 2010". De acuerdo con registros oficiales, son tantos los expedientes abiertos y tales las limitaciones de las estructuras de la Justicia Federal en la región, que cada juez debería resolver 600 causas por día, lo que resulta "humanamente imposible", como lo describió el presidente de la Cámara tras un informe que fue difundido en Salta en mayo último. Sobre estos registros, que se traducen en casi un año y medio de demora en la resolución de expedientes, gira el informe elevado en estos días a la Corte Suprema. En la presentación, se advirtió que la falta de magistrados para atender la gran cantidad de causas existentes obliga a integrantes de la Cámara a actuar en diversos tribunales de Salta y Jujuy en carácter de subrogantes. En este sentido, se puntualizó que los camaristas Villada, Loutayf Ranea y Marta Liliana Snopek, además de sus tareas habituales, deben atender como jueces subrogantes numerosas causas en las que tienen fijadas audiencias hasta el 2 de junio de 2010. Según se indicó, desde febrero de 2009 los citados jueces, designados por la Cámara Nacional de Casación Penal, "actuaron en distintas audiencias de debate de juicio oral" y "dictaron sentencias en diversas causas". En el informe se subrayó que los magistrados han intervenido como jueces subrogantes integrando los tribunales orales en lo criminal de ambas provincias "en más de 175 causas entre febrero y julio de 2009".

Se destacó, asimismo, que el presidente de la Cámara Federal tiene a su cargo dos causas por delitos de lesa humanidad (Zírpolo y Fronda) y que deberá actuar en otras que se encuentran próximas a ser elevadas a juicio. A la par,Villada deberá integrar el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Jujuy dos veces por semana a partir de septiembre próximo y, en Salta, junto a la doctora Snopek, asistir tres veces por semana a las audiencias ya fijadas hasta junio del próximo año.

Duros cruces

Si bien la situación de Salta y Jujuy es particularmente crítica a raíz del fuerte incremento de delitos federales relacionados fundamentalmente con el tráfico de drogas, las limitaciones estructurales y los desgranamientos producidos en diferentes juzgados y tribunales de la región, el problema de la Justicia Federal tiene alcances nacionales. En este crítico escenario, la jueza Carmen Argibay, ministra de la Corte Suprema, reclamó más jueces y presupuesto para el sistema judicial, luego de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner exigiera celeridad en las causas por violaciones de los derechos humanos durante la última dictadura, tras sostener que desde el Gobierno "se hizo todo" para que la Justicia agilice los procesos. En su duro cruce, Argibay sostuvo que "no es cierto" que los poderes Ejecutivo y Legislativo "hayan hecho todo" en materia de recursos y se quejó: "Si quieren que aceleremos los juicios, primero que nombren a los jueces que no tenemos". Tras advertir que los cargos de personal que urgen en los juzgados federales exigen asignaciones específicas, Argibay afirmó que "todos los años mandamos el presupuesto del Poder Judicial y todos los años el Ministerio de Economía y los legisladores lo recortan".

Un preocupante registro

De acuerdo con los registros difundidos en mayo último, en los tres juzgados federales de Salta y los dos de Jujuy se habían tramitado 49.146 causas al cierre de 2008. Según registros desagregados, unos 25.000 expedientes se relacionan con acciones penales mientras que el resto se corresponde con otros ámbitos (previsional, tributario, aduanero).

De acuerdo con estos datos, cada juzgado debería atender unas diez mil causas. Si se tiene en cuenta que los días hábiles del año judicial son 220, cada juez debería resolver 600 causas al día para evitar la demora que arrastran los expedientes.

La jurisdicción norte de la Justicia Federal tiene una extensión territorial de 208 mil kilómetros cuadrados y casi dos millones de habitantes. Son 1.209 kilómetros de frontera con países vecinos, donde existen sólo seis pasos habilitados y una innumerable cantidad de pasos clandestinos. Es, como la denominan los funcionarios de los organismos de lucha contra el narcotráfico, una "frontera caliente". En este marco, desde la jurisdicción local se reclaman designaciones para los juzgados vacantes, la creación de una segunda Cámara de Apelaciones, otro Tribunal Oral en lo Criminal y un Juzgado de Primera Instancia para Salta y otro para Jujuy.

"La solución inmediata son los conjueces"

"Empecemos por el principio" dijo el juez federal número 2, Miguel Medina y en apenas minutos pintó un panorama bastante desalentador, pero real y contundente.

"Veamos cuáles son las vacantes que existen en Salta y Jujuy, que son muy importantes para las pequeñas estructuras de esta parte del país. En Jujuy falta un juez federal y un camarista. Acá en Salta faltan dos camaristas y un juez. Hay camaristas, como el Dr. Villada que debe subrogar en Jujuy, pero tengo entendido que lo hace también en La Rioja. Esto significa un recargo enorme en la tarea de gestión de los expedientes", expresó. Medina aseguró que el problema no es sólo de Salta o Jujuy, sino que se repite en muchas provincias. Sostuvo que la solución inmediata al problema está en manos del Gobierno nacional, mediante la designación de los conjueces, una figura que ya fue aprobada por el Congreso. "El Ejecutivo debe confeccionar la lista y enviarla al Senado. Luego, los conjueces podrán reemplazar a magistrados y camaristas donde hagan falta". Finalmente Medina negó que vaya a dar un paso al costado como juez federal. Desde hace años tengo el propósito de dejar el cargo para dedicarme a la profesión liberal, pero no tengo plazos y evidentemente este no es el momento. No estaría bien de mi parte" aseguró.

Comentá la nota