Advierten sobre explosión de casos de rubeola en Misiones

La enfermedad es estacional y se replica en distintas provincias, según indicaron desde Epidemiología. Desvincularon el hecho de la vacunación masiva

Posadas. La primavera trajo casos de rubeola “en forma explosiva” en distintos puntos de la provincia, según confirmó el director de Epidemiología, Julio Estévez.

Si bien el médico indicó que no podía aseverar que haya más casos que en años anteriores, sostuvo que lo importante es efectuar el bloqueo.

Según indicó Estévez, la multiplicación de casos de la enfermedad también se dio en otras provincias del país, lo cual dejó en evidencia que ha habido grupos de población que escaparon a la cobertura de la campaña de vacunación que se realizó en el 2006. “Esto nos está marcando la necesidad de cubrir los grupos vulnerables”, indicó Estévez.

El médico indicó que, si bien la enfermedad se presenta a lo largo de todo el año, suele cumplir una cierta estacionalidad que marca un “incremento de la frecuencia de los casos”. “Habitualmente, los casos suelen aparecer más a fines del invierno y el comienzo de la primavera”, indicó Estévez, si bien aclaró que estas estacionalidades se relativizaron a partir de que la gente se mueve más, aumentando la circulación viral. “Porque la estacionalidad tenían que ver con la posibilidad de contagio. En la época invernal, estaba vinculada a la concentración de gente en las aulas o ambiente laborales”, explicó.

Peligro oculto

De todas formas, la rubeola es una enfermedad que muchas veces pasa desapercibida. El 50 o 60 por ciento de quienes la contraen ni siquiera se enteran. Y justamente allí radica su riesgo, ya que, si lo contrae una mujer embarazada deja graves secuelas en el niño en gestación.

Por eso es que en el año 2006 se lanzó una Campaña de Vacunación masiva contra la rubeola dirigida a las mujeres y se encuentra en vigencia hasta fines de noviembre una segunda campaña dirigida a los varones.

De todas formas, Estévez aseguró que la cantidad de casos que ahora se registran no está vinculada a la vacunación. “El que se vacunó no se va a enfermar”, remarcó. Indicó que el factor decisivo es la circulación viral.

“La rubeola es muy contagiosa pero de baja morbilidad. Mucha gente tiene un poco de fiebre y apenas una erupción que le desaparece muy rápidamente. Pero desde cuatro o cinco días antes de que le salga la erupción está contagiando y el riesgo es que contraiga la enfermedad una mujer embarazada”, indicó.

Campaña de vacunación

La meta de la Campaña Nacional de Vacunación para la Eliminación de la Rubéola y el Síndrome de Rubéola congénita dirigida a hombres de 16 a 39 años es eliminar la enfermedad para el 2010. La convocatoria también se extiende a las mujeres, de entre 16 a 39 años, que en el 2006 por cuestiones de salud o por embarazo no se aplicaron la vacuna contra la mencionada enfermedad.

La vacuna es gratuita y se puede acceder a ella en los centros de atención primaria de salud de la provincia, en los Hospitales e instituciones municipales.

Hasta el momento solo el 27, 25 por ciento de la franja etaria establecida para la campaña se han vacunado, por lo que se intensificaron los trabajos en las seis zonas de salud de la provincia.

Los datos registrados en el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica indican que en Misiones unos 53.369 hombres ya se aplicaron la vacuna, de los cuales 21.466 corresponden a la franja de 20 a 29 años, 16.506 a la de 30 a 39 y 15.397 a la de 16 a 19.

Síntomas y riesgos en el embarazo

La rubeola se presenta con fiebre leve y la aparición de un brote cutáneo que va de la cabeza al cuerpo, más o menos generalizado. Se manifiesta en manchas rosadas con un puntillado más enrojecido, que también se puede ver en las mucosas (por ejemplo en la cara interna de las mejillas). De todas formas, la erupción es de relativa intensidad en algunos casos pasa desapercibida.

Lo más manifiesto es el dolor corporal, la fiebre de baja intensidad y el dolor de cabeza.

Unos cinco días antes del brote es característica la inflamación de los ganglios, especialmente en la zona del cuello y detrás de las orejas.

Se contagia por las gotitas de saliva que se producen al hablar, toser o estornudar y también por el contacto con los objetos contaminados por una persona infectada.

El virus puede ocasionar infección en el bebé si afecta a una mujer embarazada, es muy probable que el bebé padezca el Síndrome de Rubéola Congénita (SRC), que acarrea consecuencias graves como sordera, ceguera, cardiopatías, retraso mental y malformaciones.

Comentá la nota