Advierten sobre una eventual guerra entre indígenas

Autoridades brasileñas dijeron que las tribus son obligadas a mudar sus aldeas y reocupar tierras por el avance de traficantes de madera y de oro y plantadores de coca. "Es como si un país invadiera a otro", dispararon.
Autoridades brasileñas advirtieron que tribus indígenas de la frontera entre Brasil y Perú pueden entrar en guerra debido a que son obligados a mudar sus aldeas y reocupar tierras por el avance de traficantes de madera, buscadores ilegales de oro y plantadores de hoja de coca.

"A pesar de las advertencias, la situación empeora; los indígenas se están encontrando en conflicto con los indios, es como si un país invadiera a otro; van a empezar a morir personas; vemos que se aproxima un desastre", dijo José Carlos Meirelles, indigenista de la gubernamental Fundación Nacional del Indio (Funai).

En declaraciones publicadas este domingo por el diario O Estado de Sao Paulo y citadas por la agencia noticiosa italiana ANSA, Meirelles afirmó que en la selva amazónica traficantes ilegales de madera del tipo mogno, buscadores de minerales no autorizados y plantadores de hoja de coca ubicados en Perú están obligando a las tribus indígenas aisladas a ocupar territorios ajenos.

"En Perú escuchamos muchas declaraciones de buenas intenciones de que van a controlar pero no ocurrió nada en concreto", dijo Meirelles. "Del lado peruano prosperan tres grandes industrias: los buscadores de oro, las madereras y los plantadores de hoja de coca", dijo el investigador, que tiene su puesto de control en la margen brasileña del Rio Envira, en la frontera con Perú, también a pocos kilómetros del límite norte de Bolivia.

El funcionario también admitió que la construcción de carreteras por parte del gobierno de Brasil para el corredor que unirá el Pacífico peruano con el Atlántico brasileño es una de las causas que alteran las rutinas de las tribus nómades de la zona fronteriza.

Meirelles, el mayor especialista en tribus nómades que aún no tuvieron contacto con el hombre blanco, sostuvo que uno de los problemas es el precio de la madera mogno, la mejor que se encuentra en la selva amazónica peruana.

"La única manera de parar eso es con una campaña internacional; en Europa y Estados Unidos deben ser informados que las mesas y sillas de mogno están hechas con sangre indígena; los estadounidenses deben dejar, por ejemplo, de fabricar los féretros con el mogno amazónico peruano", exigió.

Comentá la nota