Advierten sobre el deterioro de las cuentas de la ANSeS

Aunque la entidad tiene un ahorro acumulado de $ 27.750 millones, el mayor número de beneficiarios y la movilidad jubilatoria tendrán impacto en el balance 2009
Pasó la época de bonanza para las cuentas de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS). Si bien la entidad cuenta a partir de este año con los aportes de los trabajadores que hasta diciembre están en las AFJP, deberá hacer un esfuerzo más grande para cubrir la mayor cantidad de beneficiarios sumado al debut de la movilidad jubilatoria.

Un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) sostuvo que en la actualidad la mitad de los ingresos del sistema de seguridad social tienen origen tributario y sólo la otra mitad proviene de aportes y contribuciones. “Sin los recursos tributarios, la seguridad social administrada por ANSES es claramente deficitaria”, comentó la entidad.

La variación interanual de los tributos que financian la seguridad social crecieron en los últimos años a una tasa inferior al resto. El análisis del Iaraf precisó que en 1993, los aportes y contribuciones constituían el 67% de los ingresos, mientras sólo 32% provenía de la recaudación tributaria. En 2007, los recursos tributarios pasaron a constituir 42% de los ingresos, mientras que los aportes y contribuciones se redujeron al 52%. La paridad entre ambos tipos de ingresos se mantuvo en 2008.

Los recursos del sistema de seguridad social, que incluyen aportes y contribuciones laborales crecieron en los últimos tres años a tasas superiores al 42% por el mayor nivel de actividad económica y una creciente de la formalización. “Pero los tributos que financian la seguridad social vienen creciendo consistentemente a una tasa inferior”, sostuvo el informe.

A pesar de esta dinámica negativa, el excedente acumulado por la ANSeS entre 2003 y 2008 se aproxima a los $ 27.750 millones, según se desprende de la información del Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Sistema Integrado Previsional Argentino (FGS).

El sistema de seguridad social recibe recursos tributarios por dos vías. La primera es un porcentaje de impuestos nacionales (IVA, Ganancias, Bienes Personales, Combustibles) y otros no coparticipables (Monotributo, Adicional sobre Cigarrillos) que van a financiar el sistema. La segunda vía es la detracción de la masa coparticipable bruta: se asigna el 15% del remanente de los tributos netos de los porcentajes con asignación específica de coparticipación. Las contribuciones a la seguridad social fueron responsables de apuntalar la recaudación del último trimestre frente al freno en el resto de los rubros.

Ante este marco, el Iaraf recalcó que “debieran intensificarse los esfuerzos por mantener o acrecentar la base de aportantes y financiarse inversiones que vayan en línea con un crecimiento real del ahorro de la ANSeS. De lo contrario, en el futuro el sistema requerirá generar ingresos adicionales para poder solventar las jubilaciones”.

Comentá la nota