Advierten sobre el daño que genera el vertido de líquidos a la red cloacal

El Ingeniero Fassi, Director de Ecología del Municipio, brindó detalles en acerca de la detección de pestilencias derivadas del descubrimiento de "volúmenes importantes" líquidos químicos derivados de procesos textiles y de lubricantes hidrocarburíferos en la planta depuradora de líquidos cloacales de la ciudad "todo redunda en lo que es el funcionamiento de la planta, que como se sabe funciona a partir de un proceso natural con bacterias aeróbicas, que se encargan de degradar los componentes normales de los conductos cloacales", indicó.
RIO GRANDE.- Tras la detección de líquidos vertidos de manera atípica en los ductos cloacales que desembocan en la planta depuradora de la ciudad, lo cual ha incrementado al emanación de gases pestilentes, el director de Ecología del Municipio, ingeniero Fassi explicó al respecto que los mismos son compuestos de anilinas producto del teñido de telas y por otro lado lubricantes hidrocarburíferos, "todo redunda en lo que es el funcionamiento de la planta, que como se sabe funciona a partir de un proceso natural con bacterias aeróbicas, que se encargan de degradar los componentes normales de los conductos cloacales", sostuvo y agregó que "cuando aparecen este tipo de elementos este funcionamiento se ve alterado y las bacterias se mueren, no llevan delante de depuración y aparecen otros grupos de bacterias que desencadenas la emanación de gases".

Por otro lado informó que se estima que en "no menos de un mes" se reactive la actividad normal, luego de la reproducción de una nueva colonia bacteriana, por lo cual los inconvenientes seguirán hasta tanto no se frene el aporte de los componentes hidrocarburíferos en la planta, tarea que le corresponde principalmente al área provincia de Recursos Naturales, según la ley 105 de residuos peligrosos.

"Esto normalmente entra en un proceso de descomposición que desde que la municipalidad se ha hecho cargo ha puesto en orden la planta y en mantener en funcionamiento de las bacterias", evidenció. "Cuando aparecen este tipo de elementos este funcionamiento se ve alterado y las bacterias se mueren, no llevan delante de depuración y aparecen otros grupos de bacterias que desencadenas la emanación de gases", analizó.

Por lo cual sostuvo que "Para que la depuración se haga efectiva se requiere que la cantidad de bacterias supere la cantidad de aporte de nitritos que ingresa, en este caso al ir muriendo y como la aparición de la bacteria tiene un ciclo llega un momento que se rompe y empiezan aparecer los inconvenientes".

En cuanto a la duración de tales inconvenientes explicó que en "no menos de un mes" de reanudará la actividad normal depurativa, luego de la reproducción de una nueva colonia de bacterias, las cuales deben adaptarse a las condiciones ambientales.

Además señaló que se está gestionando para frenar los aportes de los componentes químicos, principalmente con el área provincial de Recursos Naturales, principal responsable de regular la utilización y descarte de los residuos tóxicos, según lo estipula la ley 105 de residuos peligrosos.

Comentá la nota