Advierten sobre una brusca caída en la rentabilidad pesquera

La industria pesquera argentina va camino a cerrar un muy mal año desde el punto de vista económico, a causa de una fuerte caída en los precios internacionales, la retracción de la demanda por parte de los principales mercados y un notable y acelerado incremento de los costos internos.
Así lo hicieron notar la Cámara de la Industria Pesquera Argentina y el Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas que subrayaron que esta compleja situación, se le suma una reducción en el nivel de desembarques que, según los datos de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de la Nación, sufrieron un retroceso del orden del 30% si se promedian las cifras de todas las especies.

Directivos de ambas instituciones precisaron que en estos momentos, ?la cotización de los principales productos pesqueros de la industria argentina sigue sin repuntar, luego de que se desplomaran por los efectos de la crisis financiera internacional. Por caso, el valor de la merluza experimentó una reducción del 30%, mientras que el langostino retrocedió entre un 35% y un 40%. En tanto que los precios del calamar siguen por el piso, tras una de las peores temporadas de pesca de los últimos años.Asimismo advirtieron que a la mala situación de los mercados, ?se le sumó en 2009 un fuerte incremento de costos para la actividad, entre los que se destacan subas en la mano de obra y las cargas sociales. En este caso, por ejemplo, los valores de las ART aumentaron en 2009 un 100%, mientras que los seguros experimentaron un incremento del 15%.

También hubo subas significativas en los costos de la energía, del combustible y de los servicios particulares para el sector, como el que sufrieron los precios de los insumos para la reparación de buques y equipamiento de plantas, que cotizan en euros?. También indicaron que ?si bien la reglamentación de la cuotificación de algunas especies aplicada por el gobierno nacional generó un marco de mayor certidumbre desde el punto de vista de la administración de los recursos, el escenario económico de cara al futuro es por demás incierto.

De hecho, no se observan medidas tendientes a asegurar líneas de crédito para capital de trabajo, ni otras acciones que puedan ayudar a recuperar la competitividad del sector?. Las empresas radicadas en la Patagonia fueron las que más sufrieron este deterioro de la rentabilidad a lo largo de 2009, empujando a muchas de ellas a cerrar sus puertas de manera definitiva. Mientras tanto, la industria bonaerense mantiene la expectativa de que el contexto mejore para asegurar la sustentabilidad de la actividad en los próximos meses.

Comentá la nota