Advierten que podría faltar sangre en el verano y piden donantes

Lo reclamó el Ministerio de Salud, ante la posible escasez para las cirugías que se realizarán durante las vacaciones.
Las autoridades sanitarias están alarmadas por la posible escasez de sangre para las futuras cirugías programadas para el verano. Todos los años en enero (mes pico de las vacaciones), durante los feriados largos y en las celebraciones de fin de año (Navidad y Año Nuevo) la cantidad de personas que se acercan a un banco de sangre para hacer una donación voluntaria cae un 50 por ciento. Y si bien ninguna cirugía de urgencia se suspende por falta de unidades de sangre, la caída de las reservas en los bancos de sangre preocupa a los profesionales de la salud.

Eso es lo que informan desde el Plan Nacional de Sangre del Ministerio de Salud de la Nación. Razón por la que están llamando a la comunidad a tomar conciencia y acercarse a donar sangre antes de irse de vacaciones, o antes de Navidad o Año Nuevo. "Si el donante el donante es varón y no ha donado en los últimos dos meses, puede volver a hacerlo. Y si el donante es mujer, y la última vez que donó fue tres meses atrás, también puede volver a donar", detalló Mabel Maschio, coordinadora general del Plan Nacional de Sangre.

En la Argentina cerca de 4.000 personas necesitan por día de algún componente sanguíneo (glóbulos rojos para un paciente anémico, plasma para un paciente con déficit de coagulación, plaquetas para un paciente con riesgo de sangrado, entre otros). Lo que no significa que se necesiten 4.000 donaciones diarias "ya que de una unidad de sangre donada se pueden obtener hasta cuatro componentes sanguíneos para cuatro pacientes distintos", puntualiza el doctor Horacio Salamone, jefe de medicina transfusional de la Fundación Favaloro y secretario científico de la Asociación Argentina de Hemoterapia e Inmunohematología. Salamone aclara que ninguna cirugía de urgencia deja de llevarse a cabo pero que, sin embargo, es importante generar conciencia particular "tomando en cuenta que en los períodos de vacaciones aumentan los accidentes viales".

"Pero el 80 por ciento de las transfusiones son de glóbulos rojos por lo que diariamente necesitaríamos unos 3.000 donantes", indica Maschio. "Con el sistema imperfecto de donación que tenemos, que consiste en la convocatoria de las familias que necesitan sangre, generalmente se cubren las necesidades de las transfusiones; pero en períodos críticos como en los feriados, vacaciones y fiestas la gente se va y deja de estar disponible para donar. Allí es cuando empiezan a diferirse cirugías programadas porque el stock de sangre que hay se conserva para las cirugías de urgencia", detalla Maschio.

Las cirugías programadas más diferidas son las de los pacientes cuyo factor sanguíneo es RH negativo (son sólo el 7 por ciento de la población) y los pacientes del grupo sanguíneo 0 (cero) que, como es dador universal (puede donar a todos los otros grupos sanguíneos), se consume más y, en época de menor cantidad de donaciones se guarda con más recelo para las urgencias.

Además de este pedido de las autoridades sanitarias, en todo el país se está reincentivando la creación de asociaciones de donantes que existieron, en gran cantidad, en los 50's y 60's. "Estamos tratando de reflotar las asociaciones de donantes a través de varias iniciativas. También queremos que se cree conciencia en las empresas y en los organismos públicos sobre la necesidad de organizar donaciones de sangre entre los empleados, independientemente de que alguno de ellos necesite de donaciones para un familiar", manifestó Maschio.

Comentá la nota