Advierten que la incertidumbre y la recesión afectan el mercado inmobiliario

La consultora Ecolatina destacó en un estudio que los agentes económicos no invierten en la construcción o en la compra de inmuebles en períodos recesivos, y señaló que cuando la fuga de capitales del sector privado se exacerba, los permisos de edificación se reducen
La recesión y la incertidumbre golpean al sector inmobiliario, ya que los agentes económicos optan por volcarse a la compra de dólares antes de invertir en la construcción o compra de inmuebles.

La construcción registra una fuerte contracción desde fines de 2008, condicionada por la incertidumbre, el proceso recesivo local y los menores excedentes de los sectores transables que en parte se destinan a ladrillos, dijo Ecolatina.

Según datos de la consultora, el sector registra una caída del 12,5 por ciento en el primer semestre de 2009.

Sin embargo, a partir de julio se registran indicadores mixtos y el consumo de cemento mostró un repunte mensual en agosto.

Aún así, como la desconfianza en el plano local continúa profundizándose, los inversores se refugian el dólar, dijo Ecolatina.

En efecto, cuando la fuga de capitales del sector privado se exacerba, los permisos de edificación se reducen.

Favorable evolución

La evolución del margen de la construcción ha sido favorable en los últimos meses: los precios de venta de los inmuebles se mantuvieron y los costos en dólares cayeron por la depreciación del peso.

Al computar la rentabilidad es necesario considerar que la rotación ha disminuido o, lo que es lo mismo, el período hasta el recupero de la inversión ha aumentado.

De esta forma, el retorno sobre la inversión debe ser prorrateado entre más años.

No sólo hay menores excedentes de otras actividades (como el agro y la industria) sino que además se vuelcan al dólar en lugar de a los ladrillos.

Efectos negativos

Esto es así, aún en un contexto donde los márgenes de rentabilidad de la construcción se recuperan, explicó la consultora.

La recesión y la incertidumbre afectan negativamente al sector inmobiliario.

La paradoja es que, a pesar que el mercado se enfrió, los precios continúan inflexibles a la baja en dólares y en pesos suben.

En espera

Como gran parte de la construcción de viviendas se financia con ahorro genuino, los inversores no requieren liquidar los inmuebles para repagar deudas, y prefieren esperar antes que convalidar menores precios de venta.

A su vez, la demanda ha estado anémica por los menores excedentes económicos a causa de la crisis internacional, la amplia brecha entre el valor de la vivienda y los salarios, la incertidumbre y la recesión local.

Los precios

Los inversores no encuentran compradores que convaliden los actuales precios de venta y los demandantes esperan que los precios bajen.

Esto explica la estabilidad de precios y el desplome de las operaciones inmobiliarias.

Por ello, para la consultora, más allá de la rentabilidad, las perspectivas de la actividad de la construcción no serán alentadoras en tanto no se disipe la incertidumbre. (MA):

La situación en Tres Arroyos

De acuerdo a información brindada en consultas recientes realizadas por este diario a la UOCRA, el sector de la construcción en Tres Arroyos padeció de manera más notoria los efectos de la menor actividad en los primeros meses del año. "En abril la construcción privada estaba parada", dijo en tal sentido César Loray, quien se encuentra a cargo de la sede del gremio en Tres Arroyos.

Posteriormente, se registró una mejora si bien en niveles inferiores a los esperados. Los trabajos correspondientes al Plan Federal II de viviendas constituyen una fuente de mano de obra muy necesaria y durante algunos meses muchos obreros tendrán una tarea asignada. Se afronta así al menos en parte la reducción en los requerimientos de operarios.

Con respecto a las iniciativas privadas, no hay datos puntuales sobre el número de emprendimientos inmobiliarios en el distrito pero tienen continuidad algunas obras de edificios horizontales de relevancia en la zona céntrica de la planta urbana, inversiones que en muchos casos se habían definido en forma previa al presente año.

Comentá la nota