Advierten que hay un fuerte quebranto para productores

Lo advirtio el titular de la filial Junín de la Federación Agraria Argentina, Néstor Miguel. Dijo que este es un año marcado por el quebranto que atraviesan los productores agropecuarios
El titular de la filial Junín de la Federación Agraria Argentina, Néstor Miguel, alertó que este es un año marcado por el quebranto que atraviesan los productores agropecuarios del distrito de Junín.

Y advirtió que genera preocupación la situación de muchos chacareros que enfrentan dificultades para refinanciar sus deudas con los bancos, "lo que acentúa aún más la crisis para el campo", aseguró.

El dirigente planteó que a las pocas líneas de créditos que se ofrecen para el agro cuesta acceder porque "no hay plata".

Reconoció que en ese contexto el hombre de campo se ve obligado a recurrir imperiosamente otra vez a la soja.

"Si no cambian en estos días las condiciones los productores se volcarán al poroto. La gente sembrará muy poco trigo y ni siquiera hay expectativas de precios", y pronosticó que "Junín va, invariablemente, a incrementar el área de siembra de soja respecto al año pasado".

En ese sentido evaluó que "el maíz no vale nada y al estar cerrada la exportación es para uso interno, nada más. Eso no genera ninguna expectativa para el hombre de campo. Así, hasta ahora todo apunta a la sojización, aunque se rompa el sistema de conservación de suelos".

Miguel puntualizó que los productores "no pueden ir a cultivos alternativos por cuestiones de costos. Con el maíz, para salvarse hay que cosechar entre ocho y diez mil kilos, y quién quiere arriesgar con la falta de precios, sin exportación y lo que está sucediendo con el clima. Con la soja se aseguran un poco más lo económico".

El presidente de FAA reveló que "hay muchos agropecuarios endeudados; un gran porcentaje de gente que está pasando por una situación muy difícil. Están tratando de refinanciar deudas con los bancos y no hay líneas de créditos en vigencia. Creo que está pasando por el momento más difícil y se encuentra que ya ha vendido la poca producción que obtuvo y hasta fin de año no hay nada".

Los alquileres

Otra de las condiciones que deben enfrentarse son los alquileres, que se pagaron por anticipado y el dinero ya se perdió.

Los dirigentes agrarios estiman que los resultados de la última campaña harán cambiar las modalidades de alquiler, impulsados hasta ahora por una fuerte especulación debido a los altos rindes que venía teniendo la soja.

Las estimaciones siempre fueron negativas, sobre todo a medida que la sequía se generalizaba en todo el interior bonaerense.

Pero el faltante de agua perjudicó mucho más de lo que se esperaba a la soja denominada "de segunda" y los productores optaron por utilizar esos campos para alimentar vacas, ya que los costos de levantar la cosecha superaron el dinero que podrían obtener por la producción, que no sobrepasó en ese tipo de granos los 500 kilos por hectárea.

Comentá la nota