Advierten que hay envejecimiento poblacional y crecientes migraciones

La coordinadora del Centro de Estudios de Demografía y Población de la UNSE, María Rosa Gómez, explicó que es una tendencia mundial y que hay que prepararse.
El Centro de Estudios de Demografía y Población de la Universidad Nacional de Santiago del Estero, estudia las problemáticas vinculadas a la sociedad contemporánea. Una de las coordinadoras, María Rosa Gómez, en diálogo con Nuevo Diario informó que una de las grandes problemáticas del momento es el envejecimiento poblacional, y el otro gran problema del siglo XXI es el de las migraciones. También advirtió sobre otro de los temas que se están investigando que es el destino de algunas localidades del interior, que aparentemente por las corrientes migratorias tienden a desaparecer.

Sobre el envejecimiento poblacional, la licenciada Gómez explicó que se da porque hay cada vez menos nacimientos y una prolongación en la esperanza de vida, y esto tiende a que la población sea cada vez de mayor edad. En un estudio realizado el año pasado, comentó que lo que más preocupaba era la vulnerabilidad de la franja etaria de más de 80 años, por lo que será necesario una serie de políticas sociales, desde el punto de vista de la salud, producto de algunas enfermedades como el Alzheimer, la pérdida de sus capacidades motoras, entre otros.

Todos estos estudios, consideró la socióloga, permiten establecer una clara necesidad de nuevas políticas, "hay que ver qué papel va a jugar el Estado y las organizaciones sociales para enfrentar esta población que va a ir en crecimiento".

Respecto a cuáles son las particularidades, dijo que "hay un crecimiento de la franja de 65 años en adelante". Precisó que la población de 60 -70 es muy activa y todavía trabaja. La de 70 en adelante también, pero empiezan a aparecer algunos problemas de salud, aunque aún así mantiene la autonomía que es fundamental en esta edad. "Nosotros lo que vemos es que la de los octogenarios es la población que más problemas presenta y son quienes necesitan respuestas por lo menos desde el Estado", explicó Gómez.

Asimismo comentó que se estudió el sistema de PAMI, el cual asigna a las personas un médico de cabecera, y esto genera problemas, pero para las obras sociales es una solución porque como va a ir creciendo esta población, entonces no van a haber recursos que alcancen.

En tanto sobre la franja etaria que va desde los 60 teme a la jubilación, porque siente que puede representar una disminución en sus ingresos, entonces se esfuerza para seguir trabajando, o si se jubila y busca alternativas, quiere seguir creciendo. "Muchos hablan de que es la etapa en la que saldan asignaturas pendientes, es una edad muy interesante", comentó.

Esta situación tiene una continuidad en los 70, que sigue siendo una población muy activa, pero empiezan a aparecer problemas de salud, que afecta a la movilidad y los huesos.

Comentá la nota