Advierten que desde 2002 no se cumple con el "piso" de Coparticipación

La relación fiscal entre el Gobierno nacional y las provincias está regida fundamentalmente por la ley 23.548, un "régimen transitorio" desde 1989, que se fue prolongando en el tiempo, y aún sigue vigente a pesar del mandato constitucional de reformarla para 1996.

La reforma constitucional de 1994 introdujo la obligación de dictar una nueva ley de coparticipación de impuestos (artículo Nº 75, y 6ª disposición transitoria) a la vez que implantó el marco para las nuevas instituciones federales, otorgando rango constitucional a la distribución de potestades tributarias, estableciendo implícitamente el esquema de coparticipación y un mecanismo específico para la reforma que indica las características básicas que deberá respetar el nuevo régimen: consideraciones de eficiencia en el gasto, solidaridad, igualdad de oportunidades, desarrollo y resguardo de derechos adquiridos.

Violación al mandato constitucional

La enorme cantidad de leyes, decretos y resoluciones sancionadas en materia tributaria en los últimos años, así como la violación del mandato constitucional relativo a la sanción de un nuevo régimen de coparticipación por parte del Poder Legislativo Nacional, han dado lugar a la vigencia de una extensa variedad de regímenes superpuestos de distribución de recursos, que otorgan una apariencia sumamente compleja al sistema actual de coordinación financiera.

Esta multiplicidad de elementos fue haciéndose paulatinamente más compleja, puesto que se fueron añadiendo o modificando las adiciones al régimen original transitorio con el paso de los años.

Como producto de lo anterior, y de la creciente participación dentro de la estructura recaudatoria nacional de impuestos que no se coparticipan o lo hacen sólo parcialmente (ejemplo de ello son las retenciones en el primer caso, y el impuesto al cheque en el segundo), desde 2002 no se cumple con el piso mínimo legal del 34% establecido en la ley.

Un ejemplo de los costos para las provincias

Para tener una idea de magnitud, las provincias en conjunto dejarían de recibir por estos conceptos la suma de $18.800 millones ($6.950 millones por cheque y $ 11.850 millones por la precoparticipación).

Esta es una cifra relevante para el nivel subnacional, si se tiene en cuenta, por ejem plo, que el déficit provincial consolidado para 2010, si se cumplen las proyecciones de ingresos y gastos de este nivel de gobierno, se estima entre $12 mil millones y $15 mil millones.

Como dato gráfico, puede constatarse que durante el mes de octubre pasado Formosa superó por primera vez en el año la meta presupuestaria y presentó una variación positiva interanual del 10.3%.

Aún así, en este contexto la provincia recibió un poco más de dinero que en el mismo periodo del año pasado, aunque en términos reales, recibió menos poder adquisitivo que un año atrás.

Comentá la nota