Advierten que la creación del Colegio de Ingenieros Agrónomos favorecerá el uso de glifosato

Desde el Colegio de Ingenieros local sostienen que este proyecto, que “llamativamente” tiene media sanción en Diputados, quiebra la tradición bonaerense de matricular a los profesionales por rama de actividad y no por especialidad. “Hay intereses de las multinacionales detrás”.

El Colegio de Ingenieros Distrito II rechaza el proyecto de creación de un Colegio de Ingenieros Agrónomos. Afirman que los impulsores son profesionales en su mayoría no matriculados y que detrás de este proyecto, que “llamativamente” tiene media sanción en Diputados, hay intereses de las multinacionales para desregular el uso de los agroquímicos en la Provincia.

“General Pueyrredon es el primer cordón frutihortícola en el territorio bonaerense y se está haciendo por parte del Senasa y de Bromatología Municipal un buen trabajo: se hicieron durante el 2016 unos 1.000 controles cuando a nivel país, apenas van de 50 a 100 por zona. Pero la Legislatura bonaerense en vez de avanzar en el tratamiento de la Ley de Agroquímicos que está demorada pese a ser una herramienta de suma importancia para el desarrollo del potencial de nuestra Provincia, llamativamente logró media sanción la creación de un colegio por especialidad como es el caso del proyecto de creación del Colegio de Ingenieros Agrónomos. Es todo muy extraño”, sostuvo Carlos Filippini, presidente del Colegio de Ingenieros Distrito II, en diálogo con 0223.

En tal sentido, Filippini puso sus dudas en que "hay una compañía que promueve la desregulación del uso de agroquímicos como el glifosato y que facilita instalaciones y recursos para las reuniones y publicidad de este grupo de ingenieros agrónomos que promueven la creación de una nueva entidad de matriculación de dudosa factura. El 97% de estos ingenieros está sin matricular. Es decir, trabajan de manera ilegal”, denunció.

“Sin duda que la creación de este colegio de ingenieros agrónomos va a favorecer el no control en el uso de agroquímicos. Hay que aclarar que el glifosato no es el enemigo pero hay que controlar cómo se usa en nuestro campo.  El no control, afectará a la salud de la población, que ingiere estos productos”, concluyó Filippini.

Coment� la nota