Advierten que sin un buen proyecto, los boliches en las costas sólo beneficiarían a pocos

La propuesta del Concejo de trasladar la vida nocturna a la costanera del río despertó el debate entre especialistas de urbanística. Dicen que los grupos económicos podrían adueñarse del espacio público.
Uno de los proyectos más importantes que está en debate en nuestra ciudad es la realización de un nuevo Código de Planeamiento Urbano. Conjuntamente con éste, se busca regular definitivamente la movida nocturna y para ello se ha propuesto disponer de las costas del río para colocar los bares y boliches bailables.

Entre los puntos a favor de la iniciativa está alejar de la zona residencial todo el ruido que producen estos comercios y concentrar la actividad en un sector que sea de fácil control para la Policía y los entes encargados de supervisar la noche. Por otra parte, se ha tomado como referencia proyectos de grandes ciudades de nuestro país, como lo son Puerto Madero, la costanera de Rosario o la Cañada en Córdoba, casos en los que el río y sus costas se aprovecharon para el mismo fin comercial.

Consultados por PUNTAL sobre el proyecto, arquitectos urbanistas del país coincidieron en que si no se toman ciertas consideraciones, el resultado de la presencia de los boliches en la costa puede ser perjudicial para la ciudad. La necesidad de que se propongan actividades durante el día, que se especifique en qué sector de la costa se pueden asentar y que se considere que es un espacio público y no privado son algunos de los planteos de los especialistas.

Otros idóneos indican que lo ideal sería un uso mixto de la ciudad, donde convivan los diferentes sectores pero respetando el cumplimiento de las normativas. "Las cosas se deben poder poner en cualquier lado, de lo contrario se tendrá en el centro una ciudad de día y nada por la noche", aseguran.

Los que se mostraron a favor consideraron que la colocación de estos comercios en las costas permitiría la recuperación de un espacio que aún permanece deshabitado.

Público vs. privado

"Los terrenos fiscales cualquiera fuera su jurisdicción, son de propiedad pública, es decir patrimonio insoslayable de la comunidad en su conjunto con el derecho legítimo que le cabe a la misma, para su uso y utilización de público acceso", sostiene el arquitecto Jorge Montenegro especialista en Desarrollo Urbano y docente de la Universidad Nacional de Córdoba.

Montenegro propone algunas alternativas para considerar en esta zona de la ciudad.

"Para este caso debiera pensarse en un parque urbano y/o metropolitano, plazas, plazoletas, ciclovías, fuentes, juegos, talleres de educación ambiental, centro de rehabilitación para el minusválido y para el tratamiento de la drogadicción. Todo ello acompañado con el correspondiente mobiliario urbano e iluminación apropiada y de carácter netamente públicos, no como espacios privados de exclusión social mas allá que el objetivo apunta a "descontaminar"el centro y barrios aledaños de la polución sonora ambiental que provocan este tipo de negocios", asegura.

- ¿Qué efecto produciría un proyecto de este tipo en otras horas del día?, se le preguntó a Mirta Levín, responsable de la secretaría de Planeamiento de Rosario.

- Cada ciudad es diferente, debe hacerse un estudio minucioso de lo que sucede en Río Cuarto. No obstante, se deben garantizar otros usos en otros momentos del día, para que ese sector no quede desértico luego de la actividad de los boliches. Aquí (por la ciudad santafesina), se han habilitado en la costanera restaurantes durante el día y se realizan actividades para todas las edades -sostiene la especialista en Patrimonio Urbano, Restauración y Ciudad-.

Levín sostiene que deberá haber un importante control de cómo los particulares usan las costas, "no es lo mismo cualquier lugar de la costanera, se debe permitir que se asienten en el sector que se quiera", indica. Comenta que en Rosario se habilitó cada zona para actividades puntuales, "no pondríamos una confitería en un lugar donde la gente hace mucho uso del río", asegura como ejemplo.

Mirada a favor

El arquitecto José Luis Bedano, uno de los conocedores del tema en nuestra ciudad, considera que el uso propuesto para el río permitiría alejar de las zonas residenciales todas los ruidos provocados por la movida nocturna. "Molesta no sólo el sonido de la música, también está el movimiento de los vehículos y las personas que salen de los bares", considera.

- ¿No chocaría este uso de la costa con el de esparcimiento en el río?

- Creo que no, porque no coinciden los horarios de uso, si se hace un trabajo regulado de los suelos para minimizar los riesgos no va a haber problema. Se deben considerar espacios de reunión, estacionamientos, y a la vez el río como espacio verde. Ahora hay que discutir qué lugar se les da y cómo garantizar la seguridad, pero la propuesta es coherente.

Bedano insiste que como se trata de un uso particular del suelo, debería dársele una contención especial, pero que no deja de ser una buena forma de llevar actividades a un lugar de esparcimiento.

Los peligros del error

Jorge Montenegro considera que debe hacerse un debate más amplio con todas las partes que puedan verse involucradas y personas idóneas en el tema, "a fin de evitar que el patrimonio que les corresponde de estos espacios no sea avasallado, apropiados por minúsculos grupos, que por ahora muestran disconformidad de la futura localización de sus ‘negocios’ que atentan contra la sustentabilidad urbana de la ciudad en términos socio-ambientales mas allá que a lo que apunta el poder Ejecutivo y Legislativo sea ponderable, pero a contramano de lo que implica una ciudad para todos y sin exclusión social de ninguna naturaleza", sostiene.

Dada su vasta experiencia en el tema, señala que ante estas realidades los grupos empresarios comienzan en un corto plazo a presionar para que en el predio fiscal puedan levantarse torres exclusivas. Pone como ejemplo lo que se pretendió hacer en los terrenos del Batallón 141 de Córdoba, con el grupo Eurnekián a la cabeza, y con proyectos de uso residencial de alta densidad poblacional en altura, oficinas y negocios.

- ¿Es frecuente este fenómeno de presiones del capital?

- Con estupor y desconcierto estamos asistiendo por estos tiempos, al despojo liso y llano de los espacios públicos sean estos de carácter nacional, provincial o municipal por parte del capital inmobiliario. Se pueden citar algunos ejemplos paradigmáticos de Córdoba Capital, como la manzana del Buen Pastor, o la del Banco Provincia y la conformada por el Suquía, Cañada, Fragueiro y costanera (capitalinas) y otros.

Uno de las posibles consecuencias de este tipo de proyectos para los especialistas en urbanística, es que el espacio se torne peligroso en otros momentos del día, cuando no hay actividad. Se pone como ejemplo a las peatonales de las grandes ciudades, que cuando no tienen los locales comerciales abiertos son centros donde hay mucha inseguridad.

Desde el Concejo se propone la colocación de los bares en el río también por las posibilidades que brinda al estar a pocas cuadras del centro, pero ya hoy se cuestionan lo peligroso que es el sector en horas de poca circulación. Una alternativa sería alejarlo un poco de la ciudad, pero no se quiere que quede cerca de las rutas, para evitar accidentes de tránsito.

A modo de reflexión final, Jorge Montenegro considera que "los espacios públicos constituyen ámbitos de propiedad pública que les pertenece a cada uno de los habitantes y de inclusión social, de esta pujante ciudad y como tal resulta insoslayable y por los principios establecidos en nuestra Constitución, no pueden ser enajenados por el capital y sus negocios inmobiliarios mas allá que apunten a ‘ciertos’ beneficios socio-ambientales".

Continúa el especialista en Desarrollo Urbano, dice que "ha llegado el momento que la comunidad riocuartense en su conjunto, asuma como suyo el presente problema, que despierte conciencia y que a partir de ahora sueñe con una ciudad con una nueva cultura de la participación y compromiso ciudadano", y luego agrega: "Una nueva cultura de la educación, de la civilidad, de la ética y de una nueva cultura política tan desprestigiada por estos tiempos".

El proyecto en el Concejo Deliberante. La propuesta de los concejales

"El objetivo común de todas las bancadas es manejar un criterio de seguridad para los jóvenes y la ciudad, en un lugar fácilmente controlable para la Policía y que sea preventivo a la accidentología, que no haya necesidad de cruzar rutas para llegar a ellos", aseguraron tiempo atrás quienes están trabajando con más fuerza en el nuevo Código de Espectáculos Públicos.

El análisis de este proyecto de ordenanza está vinculado muy de cerca con lo que es el nuevo planeamiento urbano. Por eso, se busca solucionar el conflicto entre las viviendas y los espacios recreativos que generan los ruidos molestos. En las primeras reuniones de los concejales participaron también miembros de la Corporación Costas del Río Cuarto, del Plan Estratégico Río Cuarto y del área de Planificación municipal.

"Se busca un sector en el que el impacto ambiental no afecte al resto de la ciudadanía, que sea espacioso y de fácil circulación", sostuvieron los ediles, que también destacaron que para el proyecto se tomó como modelo lo realizado en otras grandes ciudades como Mendoza, Córdoba, Rosario, Villa María o Buenos Aires.

A este sector a las costas del río se tiene pensado destinar toda la actividad relacionada a boliches bailables, pubs, comedores y, con ellos, oficinas u otros comercios. "El objetivo es pensar en un sector hasta con fines turísticos, una zona de esparcimiento nocturno donde se concentrará la actividad", dijeron los integrantes de la comisión de Salud del Legislativo.

Agregaron que "se está evaluando trabajar con capitales privados que realizarán inversiones muy importantes para nuestra ciudad, sobre todo en un panorama crítico que tenemos en el país".

Ante la consulta de PUNTAL sobre posibles resistencias a este proyecto, señalaron que la única molestia puede llegar de los mismos empresarios, pero que se considerarán los recursos que utilice el Municipio para incentivarlos a trasladarse a esta zona. "De todos modos esto llevará su tiempo, hasta que se erradiquen todos los boliches de otros sectores", dijeron.

Comentá la nota