La UIA advierte que el país pasa por "una crisis política, más que económica"

Su titular, Héctor Méndez, negó haberle pedido al Gobierno una devaluación del peso para después de las elecciones. Y reconoció que desde el sector industrial "no podemos quejarnos".
El país atraviesa por "una crisis política, más que económica", advirtió hoy el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez.

Méndez negó, en tanto, haberle pedido al Gobierno que lleve adelante una devaluación del peso. Y agregó que después del 29 habrá que "analizar la situación desde un punto de vista más general" y que limitar el tema a una devaluación es de "una simpleza aterradora".

Consideró que "pensar que la devaluación puede reparar" los problemas económicos actuales, "sería caprichoso".

Por otra parte, sobre las elecciones, afirmó que en general los empresarios aspiran a que el Gobierno "se fortalezca" pero que al mismo tiempo "produzca los cambios necesarios".

Méndez precisó, en diálogo con radio Mitre, que piensa que hay "crisis política" puesto que el actual proceso preelectoral "se lleva todo a una situación de tensión máxima, en vez de tomar las cosas con alguna serenidad" al tiempo que confió que "no veo que en la Argentina se estén presentando alternativas (políticas) ni liderazgos importantes".

Interrogado sobre por qué considera que hay una crisis política, contestó que "las elecciones demuestran claramente que la Argentina está en una situación de debatir con demasiado énfasis; se lleva todo a una situación de tensión máxima, en vez de tomar las cosas con alguna serenidad".

"En definitiva -estimó Méndez- las elecciones no son más que un tránsito, pero acá se toman las cosas como trágicas y eso hace que se tense la soga".

En ese sentido, señaló que los empresarios quieren saber "cuáles son los gastos que el Gobierno va a privilegiar, las posiciones políticas que va a tomar; qué va a hacer en cuanto a las relaciones exteriores, porque hace falta tomar decisiones en un mundo que es cambiante".

Aclaró que "nosotros no podemos quejarnos, porque sería injusto decir que la industria ha sido maltratada por este Gobierno" y sostuvo: "No hay que tomar las cosas en forma absoluta; no todo está mal ni todo está bien, pero en el balance general la situación es difícil, como en todo el mundo".

Comentá la nota