Advierte The Economist sobre riesgos para el mandato de Cristina tras los comicios

La revista británica afirma que el oficialismo podría "salir debilitado" de las legislativas y que la Presidenta podría dejar el Gobierno antes de tiempo; añade que un avance de la oposición en los comicios "presagiaría una transición complicada"
La prestigiosa revista británica The Economist volvió a trazar un panorama preocupante de la coyuntura política nacional. En un artículo que se publica en su última edición, sostiene que el gobierno de Cristina Kirchner podría "salir debilitado" de las elecciones legislativas y que, incluso, la Presidenta podría "no terminar su mandato".

Bajo el título "Votar antes de que vuelva más complicado", la revista da cuenta de las circunstancias en las que la Casa Rosada decidió adelantar las elecciones, originalmente previstas para el 25 de octubre, al 28 de junio. "La Presidenta apuesta a que el adelantamiento le dé más chances de retener su ajustada mayoría en el Congreso", afirma. También da cuenta de que la decisión oficial obligó a la oposición a "acelerar" sus planes.

Enseguida, The Economist afirma que "pese a la estrategia", la Presidenta "probablemente pierda terreno" en las elecciones, lo que, siempre según la revista, la "debilitaría" y la "obligaría a negociar con la oposición como nunca antes". A este panorama, la descripción añade la "presión del empeoramiento de las condiciones económicas" sobre la gestión de la Presidenta.

Tal como pretende instalar la Casa Rosada, la nota afirma que las elecciones de junio serán un "referéndum para los Kirchner". Es en este punto que aparecen las advertencias más fuertes. "Una derrota dura de los candidatos del Frente para la Victoria y de sus aliados podría bien precipitar el final del poder [del matrimonio presidencial], aumentaría el riesgo de que la Presidenta no termine su mandato y presagiaría una transición política agitada", asegura la revista.

Por otra parte, el artículo cuestiona los argumentos esgrimidos por el Gobierno para cambiar el calendario electoral, en particular, el que alude a "liberar" al país de las elecciones lo antes posible para poder concentrar esfuerzos en combatir la crisis económica. "La realidad indica que los Kirchner saben que la crisis profundizará sus problemas fiscales y sus dificultades para obtener financiamiento, lo que impactará aún con mayor fuerza en su popularidad en baja. Ambos riesgos se volverían mayores si se mantenía la fecha de las elecciones en octubre", señala la nota.

La revista también especula con que, con el adelantamiento, los Kirchner pretenden "desviar la atención" de las tensiones que "se cuecen a fuego lento", el aún irresuelto conflicto con el campo y la "preocupación creciente por la inseguridad y los crímenes violentos".

Comentá la nota