Advertencia de los docentes al Gobierno

La Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales (ATEP), que conduce César Américo Zelarayán, advirtió ayer que está en riesgo el inicio del período lectivo 2009 en Tucumán. El gremio planteó, entre otras reivindicaciones, la cuestión salarial y las difíciles condiciones de trabajo en algunas escuelas.
A través de un documento, Zelarayán resaltó que hay maestros con serios problemas de salud sin recibir sus ingresos -dijo-, cuando más lo necesitan. “Se incumple el acta acuerdo firmada el 29 de febrero de este año en la que se garantizaban las licencias con goce de haberes extendidas. Aquí ‘el cumplimiento’ se caracteriza por ser reticente y moroso”, remarcó.

Precariedad

El sindicalista mencionó las condiciones edilicias de algunas escuelas en la provincia. “Hay edificios escolares en condiciones precarias, que en algunos casos tuvieron que suspender las clases porque estaba en riesgo la salud de alumnos y docentes, ante la falta de agua potable y sanitarios”, explicó.

Además, Zelarayán aseguró que hubo hacinamiento. “Esto ocurrió en varios establecimientos escolares de todos los niveles y el pronóstico es peor aún para el nivel secundario de 2009, ya que se pretende incrementar en un 30% la cantidad de alumnos por aula”, precisó.

El dirigente advirtió que antes debe estudiarse a fondo cuáles son las necesidades de cada escuela y prever las inversiones que se requieren para evitar esos inconvenientes. “Se valoran estadísticas, pero no la realidad educativa en la provincia”. señaló.

“ATEP -dijo Zelarayán- reclama a los funcionarios un adecuado nivel en la percepción de la realidad educacional y coadyuvar a mejorar objetivamente las estructuras en función de las necesidades humanas de los protagonistas del hecho educativo: alumnos y docentes. De otra manera, será un mero eslogan publicitario que la educación tucumana se dicta en igualdad de oportunidades para todos”, aseveró.

Comentá la nota