Advertencia K al campo: "No aceptamos la extorsión"

Advertencia K al campo: "No aceptamos la extorsión"
Randazzo aseguró que el Gobierno no va a ceder ante los reclamos de los ruralistas y habló de "intencionalidad política". Sus duras críticas.
Minutos después de que terminara la conferencia de prensa de la Mesa de Enlace, los funcionarios de la administración Fernández de Kirchner encargados de encabezar las negociaciones con los ruralistas dialogaron con la prensa. "El Gobierno no tiene capricho con el sector agropecuario", aseguró el ministro del Interior Randazzo, quien habló de "extorsión" e "intencionalidad política" por parte de los ruralistas.

El ministro del Interior planteó que el "objetivo central" del Gobierno es "mantener la actividad y mejorar la situación de millones de argentinos". En ese sentido, Randazzo explicó que "cuando un sector quiere imponer una decisión en desmedro de los intereses del resto, no podemos ceder".

De inmediato Randazzo afirmó que "no vamos aceptar la extorsión de un sector que sabemos que es muy poderoso pero que nos quiere imponer un criterio con el que no estamos de acuerdo". Pese a ello, el jefe de la cartera política planteó que "nosotros seguimos creyendo que tenemos que abonar este espacio de diálogo".

A partir de los reproches enunciados por la Mesa de Enlace luego del encuentro, Randazzo insistió en que el conflicto ha tomado otro cariz y le atribuyó a "la patronal del campo" una "intencionalidad política" en su reclamo.

Por su parte, la ministra de Producción, Débora Giorgi, enumeró las medidas que se han tomado hasta el momento en favor del sector y subrayó que se direccionaron fondos por $2.000 millones para la asistencia de los pequeños y mediamos productores.

Así replicó las críticas de los productores acerca de la demora en la implementación de los acuerdos alcanzados.

De la conferencia de prensa que se realizó en el microcine del Palacio de Hacienda, también participó la ministra de Producción, Deborá Giorgi. Ambos funcionarios se encargaron de aclarar que una posible baja en las retenciones a la soja (exigencia primordial de los productores) significaría "desfinanciar" a otros sectores de las economía argentina.

Comentá la nota