Adolfo Bermejo: "Me gustaría más verlo a Sanz gestionando ayuda"

El intendente de Maipú admite que Celso Jaque es su jefe político y cuestiona a su rival cobista por "quedarse sólo en el rezongo". Dice que avisó a la Casa Rosada que nunca traicionará a Mendoza.

Lleva 25 años ininterrumpidos trabajando en la Municipalidad de Maipú, los primeros 13 años como concejal y funcionario y los últimos 12 como intendente; ahora tiene la oportunidad de salir de sus pagos.

No pierde nunca la calma, pero en esta campaña se lo vio enojado y explica por qué. Adolfo Bermejo se hace cargo incluso de lo que para la oposición -y también algunos oficialistas- es una mochila: Celso Jaque, a quien defiende como gestor y hasta líder del PJ.

Pero no se casa con las circunstancias y aclara que ni siquiera es "bermejista".

-Viendo lo que le pasó a Francisco García (ex intendente de Maipú) que se fue al Congreso como diputado y luego no pudo volver a hacer pie en Mendoza, ¿no le da miedo saltar al Senado?

-Me entusiasma mucho la idea porque, más allá de cumplir las funciones del senador nacional que es representar a la provincia, legislar y controlar, creo que se puede gestionar mucho desde la Nación, hay muchas herramientas y recursos que se pueden bajar a los municipios.

-¿Cualquiera de su equipo puede seguir el proyecto que inició hace 12 años en Maipú o sólo su hermano Alejandro?

-Nosotros tenemos un plan de gobierno que fue consensuado con los vecinos. Está el programa Par, que destina 4 millones de pesos y son las asambleas de vecinos los que priorizan los programas u obras a hacerse en sus comunidades.

-Usted defiende a su hermano de las críticas de nepotismo...

-El único problema que tiene mi hermano es que tiene mi apellido, pero es un chico excelente que ha sido funcionario de (Hugo) Bordín, de (Francisco) García y también mío y, además, tiene un reconocimiento muy grande de la gente.

-¿Qué piensa de la gestión de Jaque?

-Yo lo defiendo porque en Maipú puedo llevarlo todos los días sin problemas. Hay logros y obras concretas que hemos conseguido con Jaque. Por lo cual, los vecinos tienen un reconocimiento muy especial por él. Y por lo que he visto en esta campaña, esto pasa en toda la provincia.

-¿Por qué cree que Jaque mide mal en las encuestas?

-Creo que él asumió un compromiso en materia de seguridad muy grande y le ha costado ir cumpliéndolo. Pero también es cierto que la situación se ha ido mejorando. En seguridad se ha avanzado, aunque no en los tiempos con los que él se comprometió.

-¿Por qué el Gobernador no sale en las publicidades pidiendo el voto por usted, como sí lo hacen los intendentes de su partido?

-Porque con (Omar) Félix tenemos la gran dificultad de que nunca hemos tenido campañas provinciales sobre nuestros hombros. Sí las han tenido los demás candidatos. En cambio Félix y yo sólo hemos sido candidatos en nuestros departamentos. Por eso partimos de un altísimo nivel de desconocimiento.

Entonces nos pareció que lo que correspondía era presentarnos nosotros, porque es a nosotros a quienes se va a elegir. Creo que nadie, no sólo Jaque, debería interferir en esta elección, excepto los candidatos.

-En un momento se lo vio enojado cuando Jaque y Cobos se cruzaron por los medios.

-Sí, me enojé mal y con los dos porque ni Jaque, ni Cobos, ni Kirchner ni Macri tienen por qué participar de esta campaña. Por eso le pido a la gente que, a la hora de votar, se concentre en los candidatos, que se fije más en quiénes somos nosotros, qué hemos hecho. Esta elección es una especie de rendición de cuentas para todos, porque todos (los candidatos) hemos estado en la función pública.

-¿Cree que hay muchas quejas en esta campaña?

-Lo escucho a Ernesto Sanz, a quien respeto mucho en todo sentido, y no me parece que deba estar todo el tiempo quejándose de lo que no pudo votar en el Senado o contando cuánto perdió Mendoza. Hay que explicarles a los mendocinos qué vamos a conseguir para la provincia.

Eso es más productivo y saludable, y le genera a la gente más optimismo. Sanz podrá decir que se perdieron tantos millones, pero se olvida de decir que en una sola obra, como la Comahue-Cuyo, llegan 2.500 millones para Mendoza. Entonces, me hubiera gustado verlo más gestionando ayuda y no sólo quedarse con el rezongo.

-¿Qué le dice a quienes acusan a los legisladores del PJ de sólo levantar la mano en el Congreso?

-Hace dos años, cuando la orden nacional era armar la Concertación con los radicales, yo era presidente del PJ mendocino y me opuse. En la Nación conocen este antecedente y antes de aceptar mi candidatura les volví a recordar que ésta es la manera de funcionar que tengo, por las dudas. Tengo la tranquilidad y la convicción de que siempre voy a trabajar por los intereses de Mendoza.

-¿Es cierto que le propusieron ser vice de César Biffi?

-Se habló desde mi reelección hasta la posibilidad de ser vicegobernador. Ahora los resultados de la Concertación los tenemos a la vista: en la Nación, la Presidenta gestionando y el Vicepresidente haciendo campaña para la oposición.

-¿Cree que Cobos debe renunciar?

-Yo no soy quién para pedirle que renuncie. Pero él dijo en Buenos Aires que nunca haría campaña como vicepresidente, pero acá en Mendoza dice que si no ganan sus candidatos no podrá ser presidente.

-¿Se define como kirchnerista?

-No soy ni kirchnerista ni jaquista, ni siquiera soy bermejista, soy peronista y trabajo por mi partido y por mi jefe político, que acá en Mendoza es el Gobernador.

Comentá la nota