Adolescentes hablan de su mundo en "cortos"

Estudiantes se sumaron a la propuesta de Mira Productora, con ayuda oficial.
Más de cincuenta chicos de 2� y 3� años el Polimodal de escuelas salteñas cambiaron este año su rutina de fin de semana para abocarse a la atractiva experiencia de filmar historias. Durante siete meses dedicaron parte de sus sábados y domingos a interiorizarse sobre técnicas de producción, dirección, rodaje y escritura de guiones. Después de asistir a una serie de talleres, iniciaron la aventura de la filmación. Los protagonistas de esta experiencia fueron alumnos de diez colegios seleccionados para el concurso "Mi mundo en corto", organizado por Mira Productora, con el apoyo del Gobierno de la Provincia, a través del Ministerio de Educación. Blanca Rodríguez, directora general de la firma, adelantó que en 2009 se realizará una segunda edición del certamen. La convocatoria se dará a conocer apenas comience el ciclo lectivo.

"El objetivo de este concurso fue abrir un canal de expresión para los jóvenes, para que a través de una actividad distinta a las acostumbradas puedan manifestar sus emociones, sentimientos y realidades, como así también investigar y realizar un proyecto de película desde una búsqueda experimental y crítica", señaló Rodríguez.

En el marco del proyecto, los chicos aprendieron a producir y a gestionar todo lo necesario para la realización de un cortometraje. Se encargaron de hacer los castings, de conseguir auspiciantes, vestuario y maquillaje. "Desde la productora los asistimos con el manejo de la cámara, la edición y la parte técnica. Ellos se encargaron de plantear la estética y se hicieron cargo del guión. De esta manera se respetó la esencia de su mensaje", explicó la productora.

El primer premio del concurso "Mi mundo en corto" fue para "Las misteriosas desapariciones de zapatillas y pelotas", un trabajo de los alumnos del 3� año del Centro Polivalente de Arte. El corto ganador recibió como premio un viaje a la ciudad de Carlos Paz (Córdoba).

Los evaluadores

El jurado estuvo integrado por el productor y director Nicolás Batlle, el licenciado Eduardo Sahar y el cineasta salteño Alejandro Arroz. En la etapa final se sumó el ministro de Educación, Leopoldo Van Cauwlaert, y el secretario de Pensa, Gonzalo Quilodrán.

Otras categorías premiadas fueron: Mejor dirección: "Maldito martes 13", de la escuela Agrotécnica "Roberto Romero" de Fortín Dragones, Embarcación (2� año del Polimodal). Mejor guión: "Por las calles de mi mente", colegio 5.096 de la localidad de Cafayate (2� año del Polimodal). Mejor producción: "Discrimina, discriminador, la más simpática soy yo", colegio "Sagrado Corazón", de San José de Metán (3� año del Polimodal). Mejor fotografía y ate: "Mi mejor amiga se llama Soledad", colegio "Nuestra Señora de la Merced", de La Merced (2� año Polimodal). Mejor banda sonora: "Depende de mí", colegio adventista "Bartolomé Mitre", de Salta Capital (2� año Polimodal).

Sobre el concurso

De "Mi mundo en corto" pueden participar alumnos de segundo y tercer años del Polimodal de colegios privados o estatales de toda la provincia. Además, pueden sumarse profesores de Lengua, Letras, Literatura o asignaturas relacionadas con las áreas de Comunicación Social o Artes. La productora se encarga de instruir a los docentes en el lenguaje audiovisual, a través de una capacitación, para que éstos, a su vez, colaboren con las producciones de los alumnos.

a inscripción y participación en el concurso es totalmente gratuita. Los interesados en participar en la segunda edición pueden solicitar mayores informes en el sitio web www.miraproductora.com.ar.

Los interesados deben ser los autores de la obra que presenten. Por otro lado, deben autorizar a "Mira Productora" para que pueda efectuar la difusión pública de su nombre, voz o imagen.

El corto ganador de 2008

"Las misteriosas desapariciones de zapatillas y pelotas", trabajo de los alumnos del 3� año del Centro Polivalente de Arte, logró el primer premio del concurso de cortos 2008.

La historia, ambientada en el mismo colegio al que concurren los autores, tiene un trasfondo fantástico basado en una inexplicable ruptura de la temporalidad.

Algunos alumnos que juegan a la pelota en el patio del establecimiento comienzan a desaparecer a medida que cruzan al otro lado de una tapia, a buscar las pelotas que, sin querer, son lanzadas por el aire sin trayectoria fija. Una vez que traspasan la vieja pared, no vuelven más. Los compañeros, temerosos, ocultan la situación a los adultos. Las madres de los chicos desaparecidos llegan al colegio, desesperadas, pidiendo explicaciones que el director no sabe dar. Señalado como el único responsable, el docente es detenido por la policía y trasladado en medio de una ruidosa manifestación reunida en la puerta del colegio.

La institución, afectada por el escándalo, finalmente cierra sus puertas. Tiempo después, detrás de la tapia del patio, ya abandonado y lleno de basura y restos de pupitres desarmados, aparece un hombre mayor, con un guardapolvos ceñido y el cabello desgreñado, pidiéndole a "los changos" que no lo dejen solo, que ya encontró la pelota perdida. Es el primer alumno que atravesó, tiempo atrás, la pared, en busca del balón y de su zapatilla, que había volado también, por el impulso de la patada.

Comentá la nota