Admiten que volvió a subir el desempleo

La tasa, según el Indec, fue del 9,1% en el tercer trimestre de este año; tendrían problemas 500.000 personas más que hace un año
La crisis de la actividad económica tuvo su impacto en la situación laboral de unas 500.000 personas, al menos por lo que reconocen las controvertidas estadísticas oficiales. Esa es la cantidad de trabajadores, según un análisis de datos presentados ayer por el Gobierno, que se sumaron a las filas de quienes tienen problemas de empleo, ya sea por no conseguir un puesto o por tener uno, pero de jornada insuficiente para lograr los ingresos buscados.

El índice de desocupación del tercer trimestre de este año resultó del 9,1% de la población activa, según el informe de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Así, serían 1,48 millones quienes buscan trabajo y no encuentran, 240.000 más que hace un año.

A ellos se suman los subocupados, que serían 1,73 millones (260.000 más que en 2008), ya que el índice llegó al 10,6%, un punto y medio superior al informado para el mismo lapso del año pasado. Esta suba del porcentaje de ocupados por menos de 35 horas semanales es, según los analistas, un indicio del deterioro del mercado laboral, ya que muchas ocupaciones de pocas horas suelen ser informales y, en muchos casos, se trata de tareas precarias e intermitentes.

Los datos de desempleo del Indec están cuestionados desde hace dos años, cuando la EPH quedó salpicada por la crisis institucional que atraviesa el organismo desde enero de 2007, cuando comenzaron a ser alterados los datos de la inflación.

Varios economistas destacaron ayer que la tendencia al alza del desempleo, que por segundo trimestre consecutivo muestra el Indec, parece ir en una dirección lógica, dado lo ocurrido con la actividad. Sin embargo, existen diferencias en cuanto al nivel de desocupación, que varios estudios privados estimaban en alrededor del 10% hacia mediados de año.

Según el Indec, en el último año hubo un alza de la tasa de actividad (porcentaje de la población que trabaja o dice buscar trabajo) del 45,7 al 46,1%, y una caída del índice de ocupados, del 42,1 al 41,9 por ciento. El comportamiento de este último indicador revelaría la pérdida de unos 77.000 puestos. La estimación oficial señala que, si se contara como desocupados a todos los beneficiarios de planes sociales que en el informe se consideran ocupados, la tasa de desempleo sería del 9,2 por ciento.

"Hay una combinación de pérdida de puestos de empleo y de incorporación de más gente al mercado laboral", analizó Ernesto Kritz, director de SEL Consultores. El alza de la tasa de actividad, según estimó, respondería a que más integrantes de una familia estarían buscando tener un ingreso, probablemente para sustituir los que llegaban por el trabajo de alguien que quedó desocupado.

Kritz recordó que en los últimos trimestres se había agregado al formulario de la encuesta una pregunta que hace un año no estaba y que podría haber alterado los resultados. Desde este año, a quien dice estar sin empleo se le pregunta si hizo búsquedas en la última semana. Ese interrogante se adicionó al referido a si buscó empleo en el último mes.

La diferencia no es menor, porque si la persona declara haber buscado trabajo, por ejemplo 15 días antes de ser encuestado, será considerado desocupado sólo en el segundo caso, mientras que en el primero sería contado como un inactivo. Según Kritz, esa diferencia podría haber impactado en medio punto del desempleo, que sin esa alteración sería del 9,6%. Otra fuente señaló que no está claro cuál de las dos preguntas está considerando el Indec.

Proyecciones

Fausto Spotorno, economista del estudio Ferreres, consideró que, si bien los datos oficiales muestran una suba del desempleo, otros datos -como los de un estudio elaborado por la Universidad Católica- indican que esa tasa estaría en alrededor del 12%. "Más allá del nivel, la tendencia es razonable y probablemente el efecto se mantenga por un tiempo, porque el empleo se recupera con retraso respecto de la actividad económica", advirtió. Agregó que en el interior del país la recuperación podría ser más fuerte, porque también fue más pronunciada la caída.

Para 2010, con un crecimiento de producto estimado entre un 2,5 y un 3%, Spotorno estimó que la posible generación de puestos no alcanzaría para reducir el desempleo.

Mariano Lamothe, de la consultora Abeceb.com, sostuvo que el costo mayor de la crisis en términos de empleo se había dado ya en la primera parte de este año, mientras que en el tercer trimestre había llegado a un amesetamiento. Para la última parte del año, estimó que no variará la desocupación.

Asignación por hijo

* El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, dijo que la asignación de $ 180 por hijo que pagará el Estado ayudará a luchar contra el trabajo de los niños. El funcionario inauguró ayer el encuentro de las Comisiones Provinciales para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil.

Comentá la nota