Admiten que no tienen suficientes inspectores para controles bromatologícos

Conflictos entre bromatólogos y comerciantes por decomisos de mercadería en mal estado tras los cortes de luz y bajas de tensión
Desde Bromatología municipal afirman que algunos inspectores tuvieron inconvenientes para efectuar decomisos de mercadería en mal estado. Cuáles alimentos son los más susceptibles de alterarse.

Uno de los peligros que los constantes cortes y bajas de tensión en nuestra Capital traen aparejado, tiene que ver con el deterioro en el buen estado de conservación de los alimentos que dependen de la cadena de frío.

No pocos comerciantes se enfrentan a una dicotomía (peligrosa para la salud de la población): tirar la mercadería en mal estado, o la venderla de todos modos, a riesgo de intoxicar a algún desprevenido cliente.

Catamarcactual consultó a la licenciada Ana Salcedo, jefa del departamento de Bromatología de la Municipalidad de la Capital, si tras los cortes se elevaron la cantidad de decomisos por detección de alimentos en mal estado; y cual fue la actitud de los comerciantes ante esta situación.

La jefa de Bromatología respondió que "hay gente que tuvo muchas pérdidas", y que por lo tanto se queja cuando los inspectores le realizan el control, argumentando que ellos no tienen la culpa de tener problemas en la conservación de su mercadería. "Sabemos que, pese a ser un problema ajeno a ellos, nosotros -como ente de control- tenemos que cumplir nuestra función (…) tenemos que cuidar la salud de la población y tenemos que tratar de que esos productos no salgan y puedan llegar a afectar a un niño o un anciano, que son la población más vulnerable", remarcó Salcedo. La titular de Bromatología aclaró que, de comprobarse que determinado local vendiese productos que produjesen la intoxicación de una persona, se procederá inmediatamente a la clausura del mismo. Salcedo informó a Catamarcatual que, de todos modos, no se realizaron gran cantidad de decomisos, pues muchos comerciantes (no todos) "han tomado conciencia, y ellos mismos han descartado los productos que superaron las dos horas de corte de energía".

Salcedo agregó que, debido a los recientes cortes de electricidad, distintos grupos de inspectores recorrieron "los distintos barios de la ciudad" para efectuar controles bromatológicos tales como la medición de la temperatura de aquellos alimentos que necesitan la cadena de frío para su conservación. "Hemos apuntado más a los barrios que al centro" aclaró y afirmó que la situación, pese a algunos inconvenientes, es "tranquila". Los alimentos a los que se mide la temperatura son aquellos que están más expuestos a alterarse por pérdida de la cadena de frío son: lácteos, carnes rojas, pollos y pescados, helados, sandwichs, entre otros.

Los alimentos decomisados (que no están en condiciones de ser consumidos) se destruyen de dos maneras: pueden terminar en la Planta de Tratamiento de la Municipalidad, o bien ser incinerados

Salcedo además señaló que desde su repartición se comenzaron a realizar "tareas preventivas de corrección y de concientización" para la fiesta de la Virgen del Valle en todos los bares, kioscos, maxi-kioscos y despensas alrededor de la Plaza 25 de Mayo y zona céntrica de nuestra ciudad; asi como también en las zonas del Calvario, y La Gruta de la Virgen del Valle.

Por otra parte, la Jefa de Bromatologia admitió que su departamento aún no cuenta con los recursos humanos suficientes para efectuar una inspección eficiente en nuestra ciudad. "Es importante recalcar que en varias partes del área inspectiva siempre falta el recurso humano, teniendo en cuenta que la ciudad ha crecido bastante durante estos últimos años". Señalo que la repartición cuenta con aproximadamente 20 a 25 inspectores (sumando profesionales y cuerpo de inspectores), y que no aumenta desde hace "cinco, seis años atrás".

Medidas simples para el cuidado de nuestros alimentos

En cuanto a la población en general, Salcedo aconsejó no llenar demasiado la heladera "cuando sabemos que no va a llegar el frío a todos los puntos", máxime teniendo en cuenta los constantes problemas de cortes y baja tensión con los que lidiamos diariamente. Otra medida sencilla es revisar los burletes de la puerta de la heladera para evitar pérdidas de frío.

Comentá la nota