Admiten sumas no remunerativas por una ley

Un proyecto de ley que avanza en la Cámara de Diputados admite que un Convenio Colectivo tenga la facultad de acordar sumas no remunerativas, aunque limita la vigencia de las mismas a sólo 6 meses.
Además, obliga a que el empleador cargue con mayores costos, al aumentar la suma fija lo necesario para que los aportes a la Seguridad Social no disminuyan el salario de bolsillo cuando se convierte en remunerativa.

La iniciativa consta de un solo artículo que expresa: "En la primera ronda de negociaciones colectivas que se desarrolle a partir de la entrada en vigencia de la presente ley, las sumas que con carácter no remunerativo fueran pactadas a favor de los trabajadores en convenios colectivos y acuerdos con fuerza de tales solo podrán mantener tal carácter por el término de 6 meses, convirtiéndose en remuneratorias a partir del mes subsiguiente, en cuyo caso serán incrementadas en un monto equivalente al que corresponda en concepto de aportes a cargo del trabajador previstos por la legislación nacional con destino a los distintos subsistemas de Seguridad Social".

Marcelo G. Aquino, del estudio Baker & McKenzie, consideró que "implica un buen principio ya que será una ley la que reconozca que mediante un Convenio Colectivo se admitan sumas no remunerativas". Esto daría un marco legal a la facultad que el Ministerio de Trabajo –al no oponerse– a otorgado a los firmantes de un Convenio Colectivo a reconocer incrementos de ingresos mediante sumas fijas.

Esta ley, además, serviría de herramienta de defensa ante posibles determinaciones de deuda por falta de pago de cargas sociales de las sumas no remunerativas por parte de la AFIP.

Aquino lamentó, por otra parte, que "se limita el poder negocial de las paritarias, ya que obliga a la transformación en salario de estas sumas en un lapso muy breve de tiempo". En tal sentido, recordó que la mayoría de los acuerdos económicos entre sindicatos y empresas tienen una duración de 12 meses.

También subrayó que "obliga a incrementar los costos al imponer el aumento (grossing up) de la suma no remunerativa de tal manera que la retención de aportes no implique al trabajador reducción del valor neto que se le reconocía antes del cambio".

"Si bien resulta loable desde el punto de vista del patrimonio del trabajador, se debe tener en cuenta que es una instancia de negociación colectiva en donde las partes convienen y acuerdan condiciones en un marco más general que una mera transformación en salario de las sumas no remunerativas", opinó.

Comentá la nota