Admiten la necesidad de incluir a la educación vial como materia de estudio

Así lo dijo la secretaria de Gestión Educativa, Rita Abdala. El gobierno distribuyó 8 mil libros sobre el tema entre los supervisores escolares. El diputado Guido Acosta volvió a reclamar ‘controles mas eficientes’. Hasta ahora, los muertos por choques este año llegan a 46 y el 80 por ciento de las víctimas conducían motos.
El Ministerio de Educación entregó fascículos sobre educación vial a los supervisores de las respectivas zonas de la provincia. Los fascículos fueron impresos y publicados durante este semestre por el diario El Independiente.

La entrega se concretó en el "Espacio 73" con la presencia de la secretaria de Gestión Educativa, Rita Abdala, los diputados: Guido Acosta y Roberto Brizuela, el director del nivel primario, Raúl Tapia y supervisores.

En su discurso, Abdala dijo que la problemática de la educación vial "está presente en los planes de estudio, incluso a nivel inicial referidos a las actitudes que debe asumir el peatón en la vía pública". No obstante, opinó que "la reformulación curricular en marcha debe concebir a la educación vial como un componente de la construcción de la ciudadanía que debe abarcar desde el nivel inicial hasta el nivel superior".

Para la funcionaria, los contenidos y prácticas educativas relacionadas con esta problemática deben estar enmarcados en una "formación integral transversal que transmita valores como el respeto por los derechos de los demás y la solidaridad". También entendió que las políticas de prevención de los accidentes de tránsito demandan el trabajo articulado de varios sectores.

La entrega consistió en 8 mil fascículos que se repartirán en las respectivas escuelas, pero Abdala anticipó que durante lo que resta del año habrá otras.

A su vez, el diputado Acosta señaló que las políticas dirigidas a disminuir los accidentes de tránsito deben estar asentadas "en la prevención, a través de la educación, y el control".

"Somos hijos del rigor", dijo el legislador respecto de la necesidad de endurecer los controles del cumplimiento de las normas de tránsito; al tiempo que brindó escalofriantes cifras que pusieron en evidencia la gravedad de este problema en la provincia.

Según Acosta, entre enero y julio del presente año se registraron 46 muertos por accidentes de tránsito, de los cuales el 80 por ciento iban a bordo de motocicletas. También precisó que una persona internada en el servicio de terapia intensiva por accidentes de tránsito demanda una inversión diaria de 700 pesos, siempre y cuando no requiera la colocación de una prótesis y remarcó las graves secuelas que sufren muchas de las víctimas de este flagelo.

El legislador añadió que el 65 por ciento de los accidentes se producen por negligencia y resaltó que durante julio no hubo víctimas fatales por esta causa. Finalmente, opinó que es necesario hacer más eficientes los controles para incrementar el respeto de las normas de tránsito y llamó a los educadores a comprometerse con la acción preventiva en sus respectivas escuelas.

Comentá la nota