Admiten en el Gobierno que Cristina podría convocar a los gobernadores

La Presidenta volvió de Honduras y se recluyó en Olivos. Un sector de la Rosada impulsa el encuentro con los mandatarios, aunque el ala más dura del kirchnerismo se resiste
Cada cual atiende su juego. No se trata del típico pasatiempo, sino que es la estrategia que siguen, por ahora, los gobernadores y referentes territoriales del peronismo. Con matices y mostrando cada uno lo cosechado en las urnas, la idea de los mandatarios apunta a provocar un encuentro con la presidenta, Cristina Fernández, para acordar una agenda de temas común que traiga algo de calma a la vida política nacional.

El tema no parece sencillo. Un sector de la Casa Rosada adelantó que "es posible" que el cónclave se concrete. Para ello, reconoció un funcionario K, hay que dejar que la idea se instale y así el matrimonio Kirchner acepte "tomar la decisión".

Lo cierto es que por estas horas ningún integrante del gabinete nacional se está encargando de organizar una agenda en la que figure una fecha concreta para la cita a los gobernadores del peronismo. Aquí coexisten dos posturas: el ala dura del kirchnerismo trata de resistirse a la idea y dilatarla, a tal punto que ponen en duda el encuentro argumentando que si se hace sería una muestra de "debilidad", mientras que desde el otro sector aseguran que sería una buena manera de que "Cristina retome la iniciativa política".

Mientras la interna del poder está al rojo vivo, la Presidenta volvió de su fallido viaje a Honduras y se recluyó en la infranqueable intimidad de Olivos. Desde allí, y vía telefónica, siguió las instancias de la reunión que tuvo el ministro de Salud, Juan Manzur, con los ministros provinciales por la Gripe A (un tema que preocupa, y mucho, en la Casa Rosada); y luego estuvo con el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli.Al ritmo del sigiloso debate K sobre los pasos a seguir, los gobernadores del PJ presionan para que la reunión se lleve a cabo. Algunos más críticos que otros, la estrategia es encontrar una agenda con temas como la normalización del INDEC y la coparticipación federal, entre otros, que se trate en una mesa de diálogo en la que estén representadas todas las provincias.

Por otro lado, los mandatarios del PJ también intentarán conformar un cuerpo colegiado entre los gobernadores ganadores para pilotear los destinos del partido hasta la posible interna del año próximo. En el entorno de Daniel Scioli ven con buenos ojos esta alternativa, y aseguran que se impulsa un diálogo con todos los sectores.

Para Mario Das Neves, uno de los más críticos al kirchnerismo (ver aparte), la salida es "convocar a los 24 gobernadores de los distritos" para integrar "un consejo de transición" en el que se pueda discutir y ponerse "de acuerdo en tres o cuatro temas que son de vital importancia y están sin resolver".

En cambio, el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich (más moderado), admitió que "la idea central es que ella (la Presidenta) convoque a los gobernadores, quizá primero a los del mismo signo político, para trabajar en una agenda común".

Mientras esperan una señal de las entrañas del poder, los mandatarios se mantienen en contacto permanente, con la idea de darle forma al mapa político.

Comentá la nota