Admiten el fracaso de los patrullajes conjuntos de la GUM y la policía.

Cinco meses después de que se lanzaran con bombos y platillos los patrullajes conjuntos de las peatonales por parte de agentes de la Guardia Urbana Municipal (GUM) y la policía, las autoridades consultadas admitieron el fracaso de la iniciativa. Es más, el director de la GUM, Claudio Canalis, hasta dijo que las duplas de agentes "se arman cuando se puede".
El plan había sido presentado como "un proyecto para coordinar acciones y aunar esfuerzos" y que se llevaría adelante durante las 24 horas, pero conflictos sociales mediante y la acumulación de tareas que está soportando la policía, lo están haciendo naufragar. El jefe de la Unidad Regional II (URII), Osvaldo Toledo, reconoció que los piquetes y distintos problemas coyunturales "restaron personal policial a las duplas que recorren las peatonales".

Más directo fue el jefe de la GUM, quien admitió que las patrullas conjuntas por la peatonal "se arman cuando se pueden armar, porque muchas veces es imposible por la derivación de los servicios policiales a otras tareas".

Entre esas otras tareas se anotan lo que fue una postal casi cotidiana durante las dos semanas que siguieron a la tormenta del pasado 2 de febrero: piquetes. La policía tuvo que reforzar su presencia en los sectores donde los vecinos cortaron las calles para garantizar la seguridad. "Tuvimos una gran demanda de personal para intervenir en piquetes y conflictos sociales. La policía necesita echar mano a todo y debemos recurrir a estos agentes que estaban afectados a la recorrida de las peatonales junto con la GUM", admitió el jefe de la URII, pero destacó que "la prioridad sigue siendo el microcentro, y para ello se trabaja en forma interconectada con la GUM".

Lo que dejó. Más allá de que el patrullaje en conjunto haya sido una propuesta interesante que en la práctica casi ni se plasmó, la policía igual tiene su estadística. De acuerdo a los números oficiales, durante el segundo semestre del año pasado las duplas de los agentes municipales y provinciales actuaron en 93 casos de robos o hurtos en las peatonales y se trasladó a 529 personas hasta las seccionales por averiguación de antecedentes.

Lo concreto es que la imagen de un policía y un agente de la GUM recorriendo juntos las peatonales ya es prácticamente inexistente y para intentar reflotar esta iniciativa Canalis indicó que solicitará una reunión la semana entrante para "ajustar" el funcionamiento de las patrullas.

Claro que lo que plasmó la realidad estuvo lejos de los anuncios. El 24 de septiembre del año pasado, y cuando el gobierno provincial lanzaba estos patrullajes conjuntos, hasta se había remarcado que los comerciantes podrían llamarlos al celular frente a un hecho de inseguridad. Y el ministro de Seguridad Pública, Daniel Cuenca, se aventuró a anunciar que "en un breve lapso" las duplas se destacarían en los parques de la costa, la Rambla Catalunya y balneario La Florida.

"Las patrullas mixtas responden a una política de Estado que ve necesario actuar en forma coordinada sobre la problemática de la seguridad con los gobiernos locales, en este caso con la Municipalidad", había dicho el ministro.

El plan era que cinco parejas patrullaran toda la extensión de las peatonales en forma ininterrumpida durante las 24 horas. Cada patrulla tendría dos cuadras bajo su responsabilidad, con turnos de ocho horas por cada inspector de la GUM y de doce para los agentes de Orden Público de la policía. El proyecto involucró a 30 empleados de la GUM (de los 140 existentes) y otros tantos efectivos policiales.

A cinco meses de todos estos anuncios, Toledo admitió que sólo se actúa en conjunto "por pedido de la GUM a través de los equipos de comunicación". Lejos, muy lejos de lo prometido.

Comentá la nota