Admiten fallas en el Presupuesto participativo, pero igual lo defienden

El secretario de Economía coincidió con muchas de las críticas que había deslizado el coordinador del plan. No obstante, afirmó que es una prioridad del gobierno.-
Tras las polémicas declaraciones del coordinador del Presupuesto Participativo, Luis Graso, y la recorrida por una de las obras que se está desarrollando en este marco, el secretario de Economía y Hacienda, Mariano Pérez Rojas defendió la herramienta que instrumentó el gobierno municipal. Si bien habló de "manipulación" y "distorsión de la realidad", al hacer referencia a las palabras de Graso, el funcionario prácticamente expuso los mismos argumentos que el coordinador para justificar la demora en la ejecución de las obras. Pero el tono utilizado no fue el mismo. Sólo se limitó a decir, en forma de autocrítica, que los trabajos deberían realizarse con mayor rapidez y que "eso también tiene ciertos parámetros que posibilitan o no".

En diálogo con Radio Residencias, Pérez Rojas evidenció la concordancia con Graso al manifestar que "el Estado tiene una estructura de funcionamiento, a veces, muy lenta y también ineficiencias de gestión que no se solucionan de la noche a la mañana". De todas formas aclaró que el Ejecutivo se preocupa más por mostrar las obras y no tanto "en contestar agravios".

En tanto, afirmó que mantenía un contacto asiduo con el coordinador del PP ya que era "una prioridad de la secretaría y del gobierno municipal que el presupuesto participativo no sea una formalidad y un mero anuncio".

Asimismo, entendió que las palabras de Graso "fueron malinterpretadas o manipuladas con cierta predisposición a generar distorsiones de la realidad", aunque admitió que lo que éste planteó era "una frustración que puede tener cualquier funcionario por no poder llegar a concretar determinados planes en determinado tiempo".

Pérez Rojas aseguró que el avance de las obras continúa y que se están completando una cantidad de trabajos importantes en cuanto a "su valor cualitativo y de respuesta a las urgencias y las demandas de la sociedad".

Respecto de la metodología, el secretario estableció que se trataba de apuntalar este tipo de acciones "con la estructura de gestión de la municipalidad, que en algunos casos tiene posibilidades operativas de organizarlo y en otros no".

Graso ya había mencionado oportunamente que la responsabilidad de que las obras no estuvieran encaminadas recaía en las distintas secretarías de la comuna a las que habían sido derivadas. Incluso, manifestó que era "como si hubiese habido una inundación de solicitudes en las diferentes secretarías". Aquí también hubo coincidencia por parte de Pérez Rojas, ya que el titular de Economía señaló que "muchas veces las áreas de la municipalidad están abocadas a sus propias problemáticas y a sus propios proyectos".

A modo de ejemplo, explicó que "cuando el presupuesto participativo solicita a la Secretaría de Salud que organice un curso de tal cosa, la secretaría está enfocada hacia los programas Acercar o atención primaria en los centros de salud", por lo que se genera "un ruido o una intervención que no es propia de su área".

El coordinador también dijo que la municipalidad está preparada "para contratar a empresas privadas y no para hacer las cosas por sí misma" y que "todo eso gira en torno a licitaciones que se llaman tras decisiones lentas". Otro punto en común con Pérez Rojas, quien precisó que ante la falta de respuestas inmediatas se comenzó a terciarizar, "lo que implica contratar un profesional o a una empresa que haga el trabajo", según determinó.

Pérez Rojas desestimó que haya problemas de financiamiento, ya que "la plata de las obras específicas del participativo ya la tenemos reservada y designada".

Por otra parte, indicó que para diciembre contarían con los artefactos de iluminación necesarios para complementar los frentes de trabajo vinculados a luminarias que, de acuerdo a sus dichos, representan el 60% de las obras del PP.

Para finalizar, el funcionario resaltó que el gobierno genera "un marco de respuesta hacia los compromisos asumidos". "Sabemos –continuó- que no se puede jugar con el presupuesto participativo y requiere que el compromiso de la municipalidad en la concreción de esas obras exista. No vamos a convocar a una asamblea para escuchar a los propios vecinos que van a ir desilusionados y que digan que esto no sirve para nada porque nosotros creemos que sirve, tenemos el compromiso y estamos avanzando a paso firme".

Comentá la nota