Admiten que es ‘dramática’ la situación social en barrios de la Capital

El secretario de Derechos Humanos del gobierno, Domingo Bordón, visitó el barrio Rucci. Allí dirigentes sociales y vecinos le plantearon la preocupación por la ‘dramática situación en la que se encuentran los jóvenes en riesgo’. Reconocen que "la droga, el delito y la violencia" están devastando a la comunidad. Intentan aplicar programas de contención.
En el Marco del programa "Los Derechos Humanos desde el Barrio", el Secretario de Derechos Humanos, Domingo Bordón y la Directora de Derechos Colectivos, María Eugenia Giménez, visitaron a los vecinos del barrio Rucci, para interiorizarse sobre la dramática situación por la que están atravesando muchos de los jóvenes que están en condición de riesgo y así coordinar acciones con otros organismos de gobierno para implementar programas asistenciales y de contención.

En una extensa reunión llevada a cabo en el Polideportivo del barrio, las autoridades de Derechos Humanos, personal del INTA, del Ministerio de Salud de la provincia junto a los vecinos ahondaron criterios para trabajar en conjunto en pos del bienestar de los adolescentes que se encuentran en situación de riesgo.

"La droga, el delito y la violencia entre los jóvenes", fueron algunas de las preocupaciones que los padres acercaron a los funcionarios, quienes comprometieron sus recursos para la implementación de programas asistenciales, de contención y de integración social que favorezcan a un sano desarrollo de los jóvenes y los alejen del delito y el flagelo de las drogas.

El titular de Derechos Humanos se mostró agradecido con los padres por acercarles sus inquietudes: "Que los vecinos exijan al Estado soluciones para diferentes problemas es muy importante porque están haciendo uso del derechos a peticionar y nosotros debemos ver la forma de llevarles alguna solución a esos pedidos, esa es nuestra tarea y nuestro compromiso", sostuvo.

El funcionario destacó el compromiso de todos los vecinos y sobre todo de los padres de los jóvenes en conflicto con la ley ya que "no es fácil para un padre aceptar que su hijo tiene problemas" y sostuvo que el trabajo interdisciplinario y coordinado tanto del gobierno desde sus diferentes áreas y de los vecinos "es un signo positivo para la recuperación de estos jóvenes".

Entre los programas que se prevé ejecutar tanto con adolescentes y padres es el de "Atención a grupos Vulnerables", que depende de la Dirección de Derechos Colectivos, de la Secretaría de Derechos Humanos, a través del cual se brinda asesoramiento legal y atención psicológica de forma personalizada, confidencial, continua y gratuita.

Se informó además que también se coordinarán acciones con Salud Pública para trabajar en conjunto con el INTA, en el programa de Huertas Comunitarias, que comenzará a implementarse el próximo martes, y que constará en primera instancia de 4 semanas de capacitación en donde los jóvenes podrán aprender la tarea del trabajo en huertas, para luego producir sus propios alimentos. El objetivo central de este programa es que cada familia pueda ser productora de gran parte de su alimentación y que los jóvenes se sientan útiles a la sociedad.

Asimismo la licenciada Giménez anunció que junto al área de Funciones especiales dependiente del Ministerio de Salud se está coordinando tareas para trabajar con estos jóvenes en situación de riesgo con actividades deportivas y recreativas. Además dijo que se invitará también a la Secretaría de Deportes y todas aquellas áreas que deseen sumarse a esta iniciativa.

"Como prueba piloto de esta actividad vamos a comenzar en el barrio Rucci, para luego hacerlo extensivos a otro barrios que sufren las mismas problemáticas con los jóvenes de esta forma buscamos que puedan regenerarse alejarse de las drogas y la delincuencia, sabemos que no es una tarea fácil, que no se hará de un día para el otro, pero si tenemos constancia y compromiso social se puede lograr", resaltó la funcionaria.

Por su parte Genaro Vega, presidente del Centro Vecinal del Barrio Rucci, agradeció el compromiso asumido por las autoridades, ya que "los jóvenes necesitan contención".

Vega confesó que "es dramática la situación por la que están atravesando y que hay muchas familias destruidas". Sin embargo se mostró optimista por la preocupación que generó este tema en las autoridades que se hicieron presentes, tanto de Derechos Humanos, de Salud Pública como del INTA.

Comentá la nota