Admiten que la desocupación crece en el segundo semestre

Para el Indec aumentó 1,3% en el trimestre julio-agosto-setiembre y se ubicó en 9,1%.
La desocupación en el tercer trimestre del año llegó al 9,1 por ciento, con un crecimiento del 1,3 por ciento en comparación con igual período del año anterior, como consecuencia de la menor actividad económica.

La crisis internacional, los efectos sobre la economía que produjo la Gripe A y el complicado clima político que frena decisiones de inversión contribuyeron al repunte del desempleo.

Según las cifras oficiales, sobre un total de 11,3 millones de personas que componen la Población Económicamente Activa (PEA), los desocupados llegan a 1.033.000 y la población subocupada alcanza a 1.203.000 personas.

El indicador teniendo en cuenta el impacto de los planes de jefas y jefes de hogar, llega a 9,2 por ciento. Si se extiende la medición a la población total de alrededor de 40 millones de personas, más de cuatro millones de habitantes tienen problemas de empleo en la Argentina.

El relevamiento del INDEC refleja solamente la situación de la desocupación de 31 distritos urbanos que alcanza a una población de 24,6 millones de habitantes.

PRIMERA SUBA

La suba de la desocupación en el tercer trimestre del año fue la primera que se produjo después de cinco años de continua reducción desde el 16,3 por ciento, que registró en el tercer trimestre del 2003.

El desempleo comparado con el segundo trimestre del año, cuando fue 8,8 por ciento, creció 0,3 por ciento, según las cifras oficiales. La subocupación llegó en el tercer trimestre al 10,6 por ciento, y creció 1,4 por ciento en forma interanual, y no sufrió cambios respecto del segundo trimestre de este año.

El repunte ya había quedado reflejada en los indicadores de obreros ocupados en la industria, que había bajado en forma interanual un 5,4 por ciento. Como consecuencia de la menor actividad, la construcción también registró al tercer trimestre una baja de los puestos de trabajo cercana al 10 por ciento, con casi 40 mil puestos de empleos perdidos.

La tasa de actividad se ubicó en el 46,1 por ciento y creció un 0,4 por ciento, mientras que la de empleo fue del 41,9 por ciento, con una baja del 0,2 por ciento respecto del tercer trimestre del año anterior. La desocupación abandonó su ritmo de reducción, que se mantenía desde el 2003, cuando el desempleo alcanzó al 20 por ciento de la población, a partir de este año.

En el primer trimestre del 2009, la desocupación se ubicó en el 8,4 por ciento, superando en 1,1 por ciento, al 7,3 por ciento de diciembre del 2008. En el segundo trimestre, la población afectada por la desocupación creció al 8,8 por ciento, para ubicarse en el 9,1 a fines de septiembre pasado, cuando culminó el tercer trimestre.

Comentá la nota