Admiten que derrame de líquidos cloacales provocó la mancha en el Nahuel Huapi.

La mancha “sucia y maloliente” que algunos vecinos vieron el miércoles por la tarde, fue producto de un desperfecto eléctrico en la planta elevadora de líquidos cloacales que opera el área de Saneamiento de la CEB. El operador que tenía que estar alerta “llegó tarde”. Tal como anticipó ANB, la mancha espantó a bañistas que estaban en la playa de Melipal.
Una falla “humana” produjo el miércoles una descarga de líquido cloacal en el lago Nahuel Huapi proveniente de la estación elevadora de la Cooperativa de Electricidad Bariloche, ubicada en el kilómetro 5 de la Avenida Bustillo.

Según explicó a ANB, Federico Lutz, consejero ejecutivo de la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB), “la estación funciona en forma constante hasta que en determinado momento puede saturarse y ahí hay un ‘by pass’ que arranca solo, en este caso no abrió entonces había que hacer una apertura manual. No se hizo a tiempo, se demoraron 27 minutos, y ahí se produjo el derrame”. Lutz admitió que “fue un problema humano” porque “el operador en alerta llegó tarde”.

Desde el Departamento Provincial de Aguas informaron que este hecho sucedió entre las 19 y las 20,30 horas, cuando finalmente se logró rehabilitar el servicio.

Lo que el lago recibió fue una carga cloacal cruda que “afecta la calidad del agua” y “tiene una carga bacteriológica alta” provocando un “riesgo para los que estaban bañándose”, indicó a este medio el Ingeniero Gabriel Sorá, delegado del DPA.

También agregó que con el líquido crudo dentro del agua los niveles de contaminación “están muy por encima”, y pueden producir “enfermedades que se transmiten por las bacterias”.

En este sentido, Lutz afirmó que luego del derrame realizaron un “estudio de impacto ambiental” que indicaba que no debían realizar ninguna otra gestión, y la misma Cooperativa procedió a cercar aproximadamente un kilómetro de la costa, y “nadie se bañó”.

El viento sur provocó el deslizamiento de la mancha desde el kilómetro cinco hasta la playa de Melipal donde personas que estaban tomando sol y bañándose fueron sorprendidas por el olor y el color del agua.

El consejero de la CEB explicó que en la zona oeste de los colectores troncales de saneamiento no se puede llevar todos los residuos por el mismo nivel, y en determinadas áreas hay que levantar el nivel de lo que se lleva a la planta depuradora. Esto funciona con una bomba que fue la que dejó de andar y a su vez tampoco se accionó otra que la Cooperativa posee de refuerzo, que lo suele hacer automáticamente. Sumado a que ninguna persona hizo arrancar la bomba en forma manual, se produjo el desborde.

El líquido derramado por casi media hora sería el producido por las cloacas de casi 20 viviendas y 10 establecimientos turísticos.

Ayer por la mañana Sorá recorrió la zona e informó que “la mancha se diluyó” y “ya no es peligroso bañarse”.

En cuanto a la consulta de este medio sobre a quién le correspondía advertir a la gente que estaba en la playa sobre la peligrosidad de meterse al lago, Sorá manifestó que hubiera “correspondido avisarles”.

Por su parte Lutz reiteró que desde la CEB no avisaron a Parques Nacionales dado el resultado del estudio de impacto ambiental y que “seguro que nadie se bañó”.

Comentá la nota