Admite el PJ que será duro el debate por el blanqueo

Lo afirmó Pichetto, jefe del bloque; la falta de controles, punto crítico.

Por: Mariano Obarrio

SANTIAGO DEL ESTERO.- El blanqueo de capitales que promueve el Gobierno podría trabarse en un duro debate en el Congreso, incluso dentro del bloque oficialista. El kirchnerismo admitió ayer que la falta de controles en la repatriación y blanqueo de dinero y activos podría provocar "cuestionamientos" y abrir la puerta a posibles modificaciones del proyecto.

"El esquema de mayor debate o de cuestionamiento, por lo que vengo viendo en los medios, puede darse en el ingreso de activos y blanqueo de capitales. Ahí puede haber una discusión más fuerte", dijo ayer a La Nacion el jefe del bloque de senadores del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, que llegó a esta provincia para apoyar la reelección del gobernador Gerardo Zamora, que se pondrá en juego pasado mañana.

De todos modos, Pichetto aclaró: "Estamos muy confiados en que todas las medidas las vamos a votar antes de que termine el año, porque son herramientas fundamentales".

La admisión de Pichetto sobre las dificultades que probablemente enfrentará el blanqueo llevan a pensar que no se cumplirá el deseo de la Casa Rosada de que el proyecto se apruebe sin cambios.

En este punto, por ende, podría haber modificaciones en el debate parlamentario. El texto del proyecto de ley, además, dispone una moratoria impositiva y previsional, la regularización de empleo, e incentivos a la creación de empleo con rebajas en las cargas patronales para nuevos trabajadores.

Además, se anunció un plan de obras públicas y la creación del Ministerio de la Producción, a cargo de Débora Giorgi.

En su paso por Santiago del Estero -vino a apoyar al candidato a gobernador del PJ para las elecciones del domingo próximo, que competirá con Gerardo Zamora, que busca su reelección en alianza con el kirchnerismo-, Pichetto elogió en general el paquete de medidas. "Son muy buenas medidas, tienen valor importante porque son proactivas", señaló a LA NACION.

Controles al blanqueo

Si bien anticipó que el blanqueo de capitales traerá "cuestionamientos", tomó distancia de quienes lo hacen. "No alcancé a hacer un análisis detenido de la ley, pero hay un capítulo que prevé la imposibilidad de que se ingrese dinero ilícito al país", dijo Pichetto. "Creo que está muy cuidado el proyecto y éste es uno de los temas que vamos a poner en discusión para que la sociedad lo tenga claro", agregó.

Pichetto y otras fuentes oficiales permiten vislumbrar que diputados y senadores del kirchnerismo podrían analizar de manera pormenorizada la "exteriorización" de capitales, divisas y activos no declarados, la peculiar forma del kirchnerismo de hablar del blanqueo.

El aspecto más controvertido del plan oficial para enfrentar la recesión estuvo centrado en la falta de controles para el blanqueo de dinero, que podría dar lugar al lavado de activos de origen ilícito. Por ejemplo, el texto del proyecto prevé que los beneficiarios quedarán liberados de toda acción civil, penal, penal tributaria, administrativa y profesional.

No deberán declarar, además, el origen de los bienes ni la fecha en que fueron adquiridos. No quedarán sujetos al tratamiento de la ley que sanciona los incrementos patrimoniales no justificados y quedan liberados del pago de los impuestos no abonados.

Los fondos que permanezcan en el exterior y sean blanqueados pagarán una tasa por única vez del 8%. Y los que sean regresados al país quedarán inmovilizados en bancos locales por dos años y pagarán una alícuota del 6%. Sólo podrán ser usados si son invertidos en bonos (con un 3% de tasa) o si se orientan a inversiones inmobiliarias, industriales o agropecuarias (pagarán 1% de impuesto).

Liquidez

En rigor, la idea del ex presidente Kirchner, inspirador del proyecto de blanqueo, es obtener fondos para financiar al Estado mediante la emisión de un bono de deuda pública. Con parte de los recursos obtenidos crearía un fondo de 20.000 o 40.000 millones de pesos para otorgar préstamos a tasa baja de 8 o 10% para producción industrial y agropecuaria.

Pero además, obtendría otra fuente de recursos para darle liquidez y solvencia al Estado cuando se avecina un año, el 2009, que podría ser escaso en ingresos y que tendrá abultados vencimientos de deuda pública. Quizá no sea suficiente el manejo de caja obtenido por los fondos estatizados de la jubilación privada para atender al gasto electoral de 2009, las obras públicas y los pagos de deuda.

Sobre la moratoria impositiva con quitas de capital y cancelación a 10 años, Pichetto admitió que "puede haber alguna queja de ciudadanos que siempre cumplen", pero lo consideró una iniciativa "necesaria" porque los planes de regularización impositiva de la AFIP "nunca dieron resultados".

Afirmó que el de Cristina Kirchner es un gobierno "preocupado, que diseña un conjunto de medidas" y que no cree que sean las últimas. Y opinó que "tal vez haya que trabajar por el lado de la demanda para incentivar el consumo".

Comentá la nota