El administrador provincial de Vialidad anunció la terminación de la Ruta 6

El Administrador General de la Dirección de Vialidad de la Provincia de Buenos Aires, José Curto, visitó el miércoles pasado la localidad de Exaltación de la Cruz para anunciar una importante obra para el vecino municipio.
Luego de hablar sobre los beneficios de los trabajos a realizarse en Capilla del Señor, se refirió a la Ruta Provincial Nº 6, específicamente en su Tramo Nº 8 que va desde la Ruta Nº 8 hasta la Ruta Nº 12.

"Firmamos un convenio, con financiación de Nación, para culminar el tramo de la Ruta Provincial Nº 6 que va desde la Ruta 8 hasta la Ruta 12, el cual converge en la rotonda del puente Zárate- Brazo Largo. Estamos esperando la aprobación de Nación para licitarlo, aunque es posible que lo licite directamente Nación por el tema de la distribución de fondos, ya que sería un fideicomiso y la provincia solamente se limitaría a realizar la inspección y supervisión de la obra", expresó el Administrador General de Vialidad bonaerense, José Curto.

En este sentido, detalló que está previsto construir un nuevo distribuidor en lugar de la rotonda para reorganizar los carriles de las dos importantes autovías que se juntan en ese sector, la ruta 6 y la 12.

"Este convenio incluye la construcción de un nuevo distribuidor y terminar la pavimentación y los arreglos en toda la autovía hasta la ruta 8, realizando las obras complementarias, todo lo que es banquinas en algunos tramos, reparación de las carpetas y demás obras", agregó Curto.

"La ruta de la producción y el trabajo"

La Ruta Provincial Nº 6 nace en el año 1999 y se la denominó "la ruta de la producción y el trabajo" porque iba a permitir el tránsito fluido de camiones de cargas desde el puerto de La Plata hasta Zárate y luego hacia todo el Mercosur. Con la ventaja de que no iba a tener peaje. La misma, también funcionaría como una vía de circunvalación de Capital Federal y de toda el Área Metropolitana.

El actual Administrador General de Vialidad Provincia trabajó en los albores de la obra, específicamente en la parte de "Expropiaciones".

"El proyecto completo siempre fue dos carriles más otros dos, una autovía con puentes y cruces a nivel, no una autopista de varios carriles. Sin embargo, el proyecto era mucho más ambicioso, ya que se pensó a la ruta 6 con la idea de que sea el límite de ingreso de cargas a la ciudad de Buenos Aires. Es decir que todos los camiones, excepto los que fueran al puerto, debían hacer todo el alije en la ruta 6 para luego entregarles la carga a los camiones chicos para su distribución por todas las localidades desde esa ruta hacia la Capital Federal. Esta obra, en lo proyectual, se coronaba con su conexión con el puente binacional Buenos Aires-Colonia", recordó Curto.

En este sentido, se sinceró e hizo un "mea culpa", "los avatares del país hicieron que se tenga que paralizar todas las obras por un tiempo, es más, se anularon algunos tramos que desaparecieron de la licitación. Además, la programación de los trabajos hizo que Vialidad no midiera, en tiempo, lo que iba a tardar en terminar una mano y esperar una segunda para completarla, por eso tenemos algunos errores cometidos. Finalmente lo que se hizo, en cuanto a lo técnico, fue reestructurar toda la obra para que, por lo menos, la autovía tuviera una mano circulable. Hoy, respetando las velocidades máximas, podemos ir de una punta a la otra de la ruta Nº 6 y está mucho mejor de lo que estaba la vieja ruta", opinó Curto.

Como es sabido y remarcaba un ex intendente, el reloj con el tiempo de la política atrasa, nunca va con el tiempo de la gente y sus necesidades, por lo menos en la provincia de Buenos Aires.

El caso de la ruta provincial Nº 6 es el fiel ejemplo, es el reflejo de errores proyectuales que no contemplaron calles colectoras ni cruces peatonales en los barrios que la autovía atravesaba y falta de planificación en cuanto a lo financiero, ya que terminó costando mucho más del presupuesto original y, aunque esté inaugurada, lleva nueve años de atraso en relación a su plazo de obra inicial. Los "tiempos" de la clase política dirigente, que se sucedió desde el 99 hasta estos días, fueron otros y nadie tuvo la voluntad de terminarla aunque muchos gobernadores se encargaron de prometer su finalización en el marco de campañas políticas o de discursos, como lo hizo Scioli.

Comentá la nota