El 30% de los adjudicatarios del IPPV no paga

Las cuotas mensuales oscilan entre 90 y 350 pesos, mucho menos que un alquiler. El punto más crítico es Cinco Saltos, donde la morosidad llega al 48%.
VIEDMA (AV).- Un 32% de los adjudicatarios a una vivienda construida por intermedio del Instituto de Promoción y Planificación de la Vivienda (IPPV) no paga las cuotas mensuales fijadas en 90 pesos. Así se desprende de un informe oficial elaborado para determinar el índice de cobro que analiza un total de 29.901 cuentas en Río Negro.

El seguimiento por ciudad fue confeccionado sobre la base del nivel de formalidad alcanzado durante los últimos cuatro ejercicios partiendo desde 2006 a la actualidad.

En Bariloche se observó que de 13,7 millones de pesos facturados pudieron recaudarse 9,4 millones. Representan un 68 por ciento de pago que desnuda la apuntada falencia del 32 %.

Si bien Cipolletti tuvo una facturación de 16,7 millones, el recupero fue de 11 millones; coincidiendo así con las cifras de morosidad de Bariloche, la ciudad más densamente poblada de la provincia.

La conducta de pago en Roca y Viedma mostró un optimismo levemente superior. Se produjo cierto grado de similitud. De 17 millones facturados ingresaron 12 millones. Así como la recaudación aportó un 70 por ciento, la inversión pública no fue correspondida por el 30 por ciento restante.

La cuota de 90 pesos, que puede aparecer como insignificante, identifica a una antigua franja de departamentos o casas dentro de la categoría conocida como Planes del Fondo Nacional de la Vivienda (Fonavi).

En cambio, el otro programa de construcción diseñado durante la administración Kirchner y denominado Reconversión Federal, establece cuotas de 350 pesos mensuales. En Bariloche un 66,76 por ciento paga la chequera (un 33,24 no), en Viedma adhiere un 71,32 (28,77 no), en Roca un 70,32 por ciento (21,68 no) y Cipolletti un 82,98 por ciento (17,12 no).

La falta de pago más evidente entre ambas operatorias se produce en Cinco Saltos con un 48 por ciento en el transcurso de este año. El sistema de cobranzas facturó 1,5 millones logrando una acogida favorable de un 52 por ciento.

Los retrasos quedaron en evidencia también en San Antonio Oeste donde un 43 por ciento omitió realizar el pago contra un 57,36% de quienes recibieron la boleta.

Al examinar los datos en forma global, el IPPV hizo referencia a dos situaciones puntuales. Por un lado, transmitió cierta preocupación haciendo un llamado a la reflexión para que quienes accedieron al beneficio mediante un crédito individual "tengan una actitud solidaria y paguen en tiempo y forma". Para el organismo, una mejor predisposición, "permitirá el crecimiento de la oferta de soluciones habitacionales a disposición de las familias que aún no pueden resolver su problema habitacional".

Paralelamente, resaltó que el seguimiento de los adjudicatarios que muestran atrasos facilitó "alcanzar niveles de cobrabilidad que están entre los más altos del país, superando el 70% a nivel provincial entre todos los mecanismos de financiamiento existentes". Puso como ejemplo que el porcentaje general de cobro reúne a un 73 por ciento de la facturación en planes Fonavi y del 68% en programas federales.

En cuanto a los deudores, indicó que se está haciendo un seguimiento permanente "con alternativas de refinanciación para los morosos que pueden pagar y mecanismos de regularización para quienes por distintas razones no pueden hacerlo".

Asimismo, el organismo que conduce Vicente Pili, destacó las conclusiones de una auditoría llevada a cabo por una consultora de nivel internacional -que no mencionó- y que aprobó la capacidad de "repago" que posee el instituto. Agregó que esa evolución permitiría que con el recuperar "se pueda afrontar el pago del fideicomiso sin afectar el presupuesto Fonavi, con los que se proseguirá con la política habitacional provincial tanto en la ejecución de unidades como ampliaciones".

Comentá la nota