Los adjudicatarios del Falucho XXII llegarán hasta Scioli.

Ante el posible arribo del mandatario evalúan manifestar su descontento por la falta de entrega de más de 100 viviendas, demoradas por la falta de fondos de la Provincia. Hoy a la noche definirán su estrategia en una asamblea, donde evaluarán una movilización popular.

El centenar de adjudicatarios que aún restan recibir sus viviendas del Barrio Falucho XXII, demorada por casi tres años, evalúan por estas horas, una serie de estrategias a fin de hacer pública su disconformidad.

A la ya anunciada posibilidad de marchar públicamente -adelantada por este Diario- se sumará en las próximas horas, la decisión de llegar hasta el propio gobernador Scioli para hacerle público su descontento.

Por ese motivo, permanecen atentos a la posible llegada del mandatario a nuestra ciudad, que tendría pensado realizar como parte de la campaña electoral.

No obstante, la gira de Scioli por el interior provincial, podría «evitar» algunos distritos poco proclives a la política provincial: «hay rumores de que decidiría no venir a Tandil, pero nosotros sabemos que esta semana vendría a la estancia La Morocha, como habitualmente lo hace: si viene, allí estaremos para que se entere de nuestra preocupación», adelantaron desde el grupo de adjudicatarios que esta mañana fueron recibidos por el intendente Lunghi.

Apoyo oficial

En efecto, una decena de adjudicatarios fueron recibidos esta mañana por el jefe comunal, quien en compañía de su secretario de Urbanismo y Obras Públicas Mario Civalleri, adelantó su apoyo a los reclamos.

«Lunghi está al tanto del estado de situación de nuestras viviendas y se comprometió a acompañarnos a La Plata si era necesario», aseguraron desde la comisión autoconvocada de socios del Falucho XXII.

Los adjudicatarios que aún esperan la entrega de sus viviendas desde diciembre de 2006, llegan a 104 y el estado de las casas, muestra un avance del 75%.

«Sin embargo, tenemos que seguir esperando: falta una firma en Contaduría de la Provincia, que luego debe pasar a Fiscalía y de ahí, al Instituto de la Vivienda, para que se haga efectivo el envío de los fondos que permita terminar con los trabajos», detallaron.

«Vamos a agotar todos los medios posibles, así como nos reunimos con Lunghi, hemos elevado los reclamos al senador Auza quien también se comprometió a hablar personalmente del tema con el gobernador».

«Porque la idea es que nuestro problema se conozca: eso es lo que más les molesta a los gobernantes. Tiene que quedar claro que nosotros no queremos molestar a la gente, queremos movilizarnos para que se conozca la situación de estas familias que deben seguir pagando el alquiler, cuando hace casi tres años deberían estar en sus casas propias», advirtieron.

Comentá la nota