A fin de año adjudicarán la obra de los barrios alejados

El titular del área dijo que es el tiempo que les tomará analizar la oferta de 80 empresas.
Un año le llevará al Instituto Provincial de Vivienda (IPV) decidir qué empresas constructoras se quedarán con la obra de 61 barrios, con 2.600 viviendas, en departamentos alejados de la provincia, según dijo a DIARIO DE CUYO, el titular del área, Vicente Marrelli. Esto, aún con la comisión de adjudicaciones trabajando a full.

El funcionario contó ayer que el proceso licitatorio, que se abrió en diciembre del año pasado, terminaría a fines de este año con la firma de contratos con las empresas ganadoras. El proceso, largo y complicado, resulta sin embargo más ágil que si se licitara barrio por barrio, dijeron.

"Si licitáramos uno por uno nos llevaría mucho más de un año terminar con todo este grupo, aunque hiciéramos 3 licitaciones por mes", explicó el titular del IPV.

Por eso Marrelli aseguró que esta es una "demora normal para una licitación de estas características donde las empresas deben poner el terreno y el proyecto urbano. Así que a fines de este año estaríamos contratando las 61 obras que se licitaron".

El grupo de barrios forma parte de las viviendas prometidas a San Juan en el Plan Federal II, que es financiado por la Nación. Los barrios a construir serán para: Pocito, Zonda, Ullum, 9 de Julio, Albardón, Angaco, San Martín, Caucete, 25 de Mayo, Sarmiento, Calingasta, Iglesia, Jáchal y Valle Fértil.

Los empresarios de la construcción dijeron que si bien es cierto que la tarea de la comisión en grande en esta licitación, temen que estos tiempos hagan peligrar el envío de fondos de la Nación.

"Tenemos la promesa del gobernador de mantener este financiamiento para las viviendas, pero estamos en los límites de plazos y corremos el riesgo de que al momento de cerrar este proceso no se cumplan estos compromisos, que implican casi 300 millones de pesos para viviendas de interés social", dijo Vicente Mulet, presidente de la Cámara de Construcción e Inmobiliarias de San Juan.

El trabajo

Marrelli explicó que "la comisión de adjudicaciones es una sola y debe analizar muchas cosas, desde el terreno propuesto por la empresa, la cercanía con las redes de agua potable; que la obra sea de buena calidad pero además no tan cara; todo debe cerrar económicamente", dijo. Agregó que sobre la marcha van apareciendo problemas que la misma comisión debe tratar de resolver, como por ejemplo si el terreno propuesto para el barrio se encuentra a 3 kilómetros de la red de agua, habrá que prever esa obra que estaría a cargo de OSSE. Lo mismo con la red cloacal.

"Son situaciones complejas donde hay que analizar las 80 presentaciones de empresas de las cuales quedarán 61 en carrera", dijo el funcionario.

El IPV fijó un prototipo de vivienda, que puede tener variantes según el proyecto de cada empresa; el tope de precio para cada casa es de $106.000 en el caso de viviendas apareadas, es decir que comparten una pared. Este precio incluye la infraestructura básica de servicios: agua potable, calles e iluminación interna.

Comentá la nota