Adjudican la construcción del nuevo centro médico

La comuna ya adjudicó la construcción del CEMA, por lo que la obra podría dar comienzo a principios del año próximo. El edificio funcionará en la vieja estación de cargas como un centro médico de mediana complejidad.
La empresa Saddeni S.A. resultó ser la adjudicataria de la obra para la construcción del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (CEMA) que será emplazado en el predio de la vieja estación de cargas ubicado en las inmediaciones avenida Juan B.Justo y San Juan.

La firma, originaria de la ciudad de La Plata, propuso llevar adelante los trabajos por una suma de $25.286.379, aclarando que en el caso de que se le adelante el 15% de los fondos otorgaría un descuento del 3.83% por lo que la oferta quedó reducida a $24.317.910. La cifra resultó ser inferior a la del presupuesto oficial, fijada en 28 millones de pesos.

El proceso de licitación se había iniciado hace algunos meses y concluyó con el dictamen de la comisión evaluadora, que también consideró la propuesta que había hecho otra firma que se había presentado al concurso. La competidora fue Coarco S.A. que hizo una oferta básica de $30.102.164 y propuso un descuento del 2% en el caso de que recibiera un 15% por adelantado.

Ahora resta que la comuna firme los contratos de obra con la empresa Saddeni S.A. y que el Ministerio de Trabajo de la Nación gire los fondos necesarios para que los trabajos puedan dar comienzo. Fuentes del Departamento Ejecutivo indicaron que, probablemente, la obra arrancaría en las primeras semanas de 2010 y que existe la intención de que el edificio pueda ser inaugurado para el mes de noviembre.

El proyecto del CEMA surgió en el mes de mayo, cuando el intendente Gustavo Pulti suscribió un acuerdo político en vísperas de las elecciones con la presidenta de la Nación, Cristina Fernández y el gobernador Daniel Scioli.

Allí se estableció, entre otras cosas, que la Nación aportaría los recursos para realizar la obra edilicia y que la Provincia se ocuparía del equipamiento, con una inversión de unos 6 millones de pesos.

En este caso, el papel del municipio sería el de hacerse cargo de los costos de funcionamiento del nuevo centro médico, entre los que figuran los gastos de mantenimiento, personal e insumos.

Una vez que sea habilitado, el CEMA actuará como un centro de salud de mediana complejidad, donde podrán ser realizados tratamientos diagnósticos como endoscopías, radiografías contrastadas, estudios neurológicos y a otra clase de evaluaciones médicas, descomprimiendo así la tarea de los hospitales interzonales de la provincia.

Un edificio accesible, flexible y

con bajo costo en mantenimiento

La creación de un edificio accesible, flexible, con posibilidades de ser ampliado, que tenga bajo costo de mantenimiento y utilice materiales aptos y al mismo tiempo amigables con el medio ambiente fueron algunos de los criterios con el que los arquitectos Gabriela López y Martín Rosales diseñaron el proyecto edilicio del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias, cuya construcción podría dar comienzo a principios del año próximo. Ambos forman parte del equipo del Departamento de Arquitectura de la Secretaría de Obras de la Municipalidad y se especializan en proyectos de salud.

A ellos, que hasta entonces venían trabajando en los planos para la ampliación y remodelación de los centros de atención primaria, les tocó hace pocos meses hacerse cargo de una tarea mucho más desafiante: diseñar desde cero el edificio del CEMA, que funcionará en el predio de la vieja estación de cargas ubicado en las inmediaciones la avenida Juan B.Justo y San Juan, donde habrá un centro médico de mediana complejidad.

La obra costará unos 28 millones de pesos y será financiada por el Ministerio de Salud de la Nación. Una vez que el establecimiento esté terminado, habrá que equiparlo y dotarlo de personal, lo que correrá por cuenta de la Provincia y la comuna.

López y Rosales subrayaron ante LA CAPITAL su "orgullo" por haber podido ser una parte esencial del proyecto, al que se abocaron de manera intensa y durante muy poco tiempo, junto a colaboradores de la Secretaría de Obras del municipio y a especialistas en salud de la comuna y de la Nación, quienes les plantearon sus exigencias.

El edificio concebido por ambos suma unos 6 mil metros cuadrados cubiertos y está dividido en tres niveles consistentes en subsuelo, planta baja y un primer piso. "Una de las consignas centrales era que fuera un lugar de fácil acceso", subrayó Rosales, quien describió al CEMA como un edificio "contenedor" de estilo contemporáneo. Una de sus características más importantes radica en que se trata de una estructura que está pensada hacia futuro ya que tiene previsto la posibilidad de sea ampliado.

En principio, el CEMA servirá para atender a pacientes ambulatorios, que deban ser sometidos a tratamientos diagnósticos como endoscopías, exámenes neurológicos, análisis de laboratorio o radiografías contrastadas, entre muchos otros. Pero se dejó abierta la posibilidad de que más adelante incorpore servicios de mayor complejidad y fue por eso que también se diseñaron amplios espacios en las salas de esterilización, de limpieza y otros sectores de funcionamiento y mantenimiento.

Según López, también se tuvo en cuenta el hecho de que el edificio sea económico en cuanto a su funcionamiento, por lo que se le dedicó especial atención sus sistemas de ventilación, calefacción y aislamiento térmico. "Esto es algo que provoca un mayor costo en la obra, pero que se compensa con los ahorros que se generan en el funcionamiento", explicó la arquitecta. Rosales también hizo notar la decisión de utilizar materiales "verdes" y modernos en el ámbito sanitario, como estructuras de aluminio y pisos apropiados para asegurar la higiene. Por otra parte, los arquitectos destacaron el hecho de que el edificio contará con amplios vidrios que permitirán una visualización del exterior, hacia una gran parquización que -en un futuro- integrará a la Ciudad Judicial y al Polo Tecnológico de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Comentá la nota