A un año de la adjudicación, vecinos de Lomas de Tafí reclaman presencia policial

Debido a que no obtienen respuestas en materia de limpieza y mantenimiento, los habitantes quieren hacer funcionar un centro vecinal. Cuando se inauguró el barrio, según explicaron, había policías por todas partes. Faltan garitas. Un bache llama la atención.
El sueño de la casa propia está intacto. A tal punto, que casi pareciera que se disculpan por quejarse. De hecho, al iniciar cada reclamo aclaran: "esta es la alegría más grande que puede tener una familia, pero...". Se trata de un grupo de vecinos del megaemprendimiento Lomas de Tafí. Sienten que el barrio es "tierra de nadie"; no sólo porque, dicen, está creciendo la inseguridad, sino también porque no obtienen respuestas de los organismos a los que acuden.

A horas de cumplir un año (la entrega de las primeras 600 casas se realizó el 29 de diciembre de 2008), los vecinos indicaron que no se atienden temas básicos. Carlos Collante contó que durante meses peregrinaron para poner en pie un centro vecinal, y organizarse mejor. Pero la herramienta aún no vio la luz; según dijo, debido al sinnúmero de trabas burocráticas que encontraron. "Nos dicen que con personería jurídica nos darían bolilla, pero cada vez enfrentamos más obstáculos", protestó.

Pero si de obstáculos se trata, coinciden en señalar un importante pozo que molesta en el principal ingreso al barrio. "El bache ya está por cumplir un año, porque prácticamente está desde que vinimos nosotros; jamás lo arreglaron", criticó Collante. Y no es el único; si se pretende ingresar por otra de las entradas se deberá sortear otro agujero. "Aquí no pasaron nunca la máquina, ni echaron ripio. Esto es puro barro. Un ómnibus quiso entrar un día que había llovido; se clavó y quedó medio de costado. Lo sacaron por la tarde", agregó.

Inseguridad

A los dramas por el tránsito se suma la falta de refugios en las paradas de colectivos, y que estas se ubican en sitios donde los yuyos superan el metro de largo. Según advirtieron, además de crear un ambiente óptimo para que proliferen alimañas, aumenta la inseguridad, ya que los pastizales sirven de guarida. "Si tuviera que decir cuál es el principal reclamo, diría que la inseguridad", afirmó Collante. A su voto adhirió Patricia Tam. "En algunas veredas la maraña de yuyos obliga a bajar a la calle; ahí puede esconderse cualquiera", dijo.

También señalaron como eventuales escondites la cantidad de casas desocupadas del barrio. "Se suponía que debían habitarse todas; pero el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) no controló. Por eso, muchas viviendas son usadas para fiestas de todo tipo los fines de semana y como refugios por algunos asaltantes", añadió.

A Nora García no le cuesta hacer memoria: el barrio es joven y los recuerdos, frescos. "Cuando vinimos, como ninguna casa estaba cerrada, eran comunes los robos; pero luego se veía policías todo el tiempo, y desaparecieron los ladrones. Ahora están volviendo, y cada vez son más", afirmó. "Muchos vecinos se vieron obligados a contratar seguridad privada; pero es un presupuesto. Yo no puedo", admitió Mirta Montes.

Todos coincidieron en que el patrullaje de agentes comenzó luego de que LA GACETA publicara una nota sobre la inseguridad en Lomas de Tafí (Ver nota del jueves 26 de marzo en LAGACETA.com). Dijeron que aquella mañana se hizo presente un jefe y se comprometió a atender la cuestión. "Y así fue; mi casa limita con un canal, en donde se asentó una villa. Las motos de la Policía pasaban a cada rato. Luego fueron disminuyendo, al tiempo que volvían los robos", dijo Tam.

"Nos dijeron que dejaron de patrullar porque un jefe dio esa orden; no queremos pensar que hay una relación de negocio entre algunos policías y las empresas de seguridad privada", dijo otra vecina, que no quiso dar el nombre.

"Vamos al municipio de Tafí Viejo y nos dicen que debemos dirigirnos a la comisaría de Los Pocitos; pero allí nos responden que no dan abasto. No queremos que sea como aquella vez, que luego de que LA GACETA mostró lo que pasaba aparecieron, sino que entiendan que esto es un barrio, que acá vive gente que necesita que se atienda la seguridad, la limpieza y el mantenimiento", dijo Collante.

Comentá la nota