Un adiós envuelto en polémica

La dimisión de la vicejefa de Gobierno será discutida hoy en el recinto. La oposición dice que debe ser votada. El PRO quiere evitarlo porque quedaría en minoría. Se pueden objetar los fundamentos, pero la renuncia en sí no se puede rechazar.
La renuncia de Gabriela Michetti dio lugar a otra polémica entre el macrismo y la oposición porteña por la forma en la que debe tratarse en la Legislatura. Mientras los opositores plantean que la dimisión debe ser votada, en PRO quieren evitar este escenario, en que tendrían una mayoría en contra. De todas formas, el rechazo no impediría la renuncia –los opositores coinciden en que no es rechazable–, sino que sería un repudio simbólico a los argumentos que expuso la candidata PRO. Si hay votación, la Coalición Cívica, el telermanismo, el socialismo y la izquierda votarán en contra de los fundamentos. El ibarrismo y el kirchnerismo se abstendrán, también en señal de rechazo.

Tras una reunión de más de una hora, los jefes de bloque de los distintos espacios no llegaron a un acuerdo sobre cómo se desarrollará la sesión de hoy. La discusión seguirá en un nuevo encuentro hoy a las 15.30, antes de la sesión, que promete ser turbulenta. El titular del bloque de la CC, Enrique Olivera, comprobó que la renuncia todavía no se había presentado y se quejó por la desprolijidad. El vicepresidente primero, Diego Santilli, sostuvo que se iba a ocupar de recibir "en forma personal" el texto de la renuncia de la vicejefa para que pudiera ser analizada en la reunión de hoy. Hasta ayer a la noche, la misiva no había ingresado.

La forma en que se dará la sesión de hoy provocó un debate entre los jefes de bloque. Es que la Constitución porteña señala que se debe "considerar" la renuncia, lo que dio lugar a diversas interpretaciones. "El cuerpo tiene que votar sí o sí, si se le acepta o no la renuncia a Michetti", planteó Ibarra. "Cuando la Constitución dice que se debe poner a consideración la renuncia, quiere decir que es algo que se debe juzgar, y éste es el significado que le da la Real Academia Española, por lo tanto la renuncia de Michetti tiene que ser evaluada", insistió Olivera.

Los macristas no podrán evitar el debate, con discursos contra la candidata de PRO, pero intentan que no se vote. El macrista Marcelo Godoy sostuvo que "cuando De la Rúa tenía que asumir como presidente envió una nota a la Legislatura expresando que era incompatible el cargo que iba a asumir con el que estaba ejerciendo. En ese momento el vicepresidente primero de la Legislatura era Ibarra y el cuerpo no votó la misiva del ex presidente de la Alianza". Para Godoy, "solamente se tendría que tomar conocimiento de la renuncia y no someterla a una votación".

"Que el PRO invoque el caso de De la Rúa es un disparate completo. De la Rúa no envía una renuncia, sino la imposibilidad de continuar como jefe de Gobierno. No se consideró la imposibilidad, sino que se lo reemplazó", le respondió el legislador de la CC Sergio Abrevaya. ¿Qué pasa si se rechazan los fundamentos? "No tiene más efecto que un proyecto de declaración. Pero deja una marca de la pequeña crisis institucional que generaron", explicó el diputado. En tanto, Olivera remarcó que "si los motivos de la renuncia son los que han sido expresados públicamente, este bloque va a rechazar los fundamentos porque no resultan admisibles". En el mismo sentido se pronunció Jorge Telerman. "Rechazaremos el pedido de renuncia de Michetti", anunció el ex jefe de Gobierno, quien remarcó que "la sociedad porteña ya ha dado muestras claras de rechazo a la renuncia de la vicejefa al puesto para el cual el mandato popular la eligió".

"Entendemos que esto es una resolución que se vota y que no vamos a acompañar. Que la voten los macristas. No la vamos a rechazar, porque no es posible. Tampoco se pueden discutir los fundamentos. No vamos a hacer un mamarracho jurídico", sostuvo el jefe del bloque kirchnerista, Diego Kravetz. "Se puede votar en contra de los argumentos o abstenerse", opinó Aníbal Ibarra. "Vamos a respetar la decisión de ella de renunciar. Y nos vamos a abstener, porque no estamos de acuerdo con los motivos –insistió–. El único caso de este tipo fue en el año 1991, entre Menem y Duhalde, cuando Menem lo mandó a la provincia a Duhalde. Hoy Macri hace de Menem y Michetti está haciendo lo que hizo Duhalde en 1991, sólo que en vez de recibir órdenes de Menem, las recibe de Macri."

Comentá la nota