Adiós al basural a cielo abierto de Cabildo

Los vecinos arrojaban residuos desde hace 10 años aproximadamente.

   En 30 días de trabajo y con 345 viajes de camiones se logró la erradicación de un basural a cielo abierto en la localidad de Cabildo, que acumuló más de 2.600.000 kilos de residuos en alrededor de 10 años.

   Los trabajos, con herramientas y personal de la comuna, fueron coordinados por la secretaría de Infraestructura, la subsecretaría de Mantenimiento y la delegación del municipio bahiense.

   Un basural de estas características en una superficie de aproximadamente de 5 hectáreas, hace a la degradación del ambiente, afecta la calidad de vida de los vecinos y también del paisaje natural.

   “El lugar se limpió en un mes, pero llevó más de tres la logística para poder hacerlo. Porque el proceso se inició con la desratización, desinsectación y desinfección. Un proyecto de esta envergadura no es sólo entrar y limpiar, sino que se deben generar las condiciones para poder hacerlo y no poner en riesgo ni al personal ni a la comunidad vecina”, explicó Adriana Chanampa, subsecretaria de Gestión Ambiental.

    Precisamente, la funcionaria municipal se refirió a la toma de decisiones para desarrollar el trabajo.

   “Lo que percibimos fue que la situación era grave desde el punto de vista ambiental, con fuerte impacto para el suelo y el aire, y también de salubridad, porque el sector estaba plagado de roedores y alimañas. Era un basural a gran escala, donde la población se había acostumbrado a desechar allí cualquier tipo de basura. Entonces, el objetivo fue lograr un cambio rotundo y generar toda la logística para empezar y terminar la tarea prácticamente sin parar”.

   “No servía de nada hacerlo en etapas, porque la basura se iba a ir renovando. Entonces, lo que se logró es que aquella persona que está acostumbrada a tirar sus residuos allí, hoy se encuentre con un predio totalmente limpio. Eso implicó un esfuerzo grande de varios sectores, porque había que tener a disposición los camiones, el personal y las herramientas necesarias”.

   Los más de dos millones y medio de kilos de residuos fue trasladado al Relleno Sanitario para su posterior tratamiento.

   “Esta labor permitirá recuperar el espacio y mejorar la calidad de vida de los vecinos, al tiempo que genera un nuevo desafío, como impulsar un nuevo sistema de gestión de residuos, sostenible y amigable con el ambiente”, opinó.

   A partir de esta semana, en el lugar donde se situaba el vertedero se encontrará una batea para depositar residuos no reciclables.

   “Los cambios culturales no se producen de un día para el otro. Muchas personas seguirán yendo a tirar basura en el sector, pero la podrán dejar en esa batea, que será repuesta periódicamente”, señaló Chanampa.

   Además, se aseguró desde la delegación que partir de este mes, se optimizará el funcionamiento del galpón de separación. Por este motivo se solicita a los vecinos acercar los residuos secos separados al establecimiento ubicado en el predio ferroviario.

   De acuerdo a los dichos de Chanampa, la limpieza de este basural a cielo abierto está incluido dentro de un plan integral del tratamiento de residuos.

   “Este es el eje fundamental. Se comienza con esta actividad, pero el proyecto sigue, y en ese aspecto debemos apelar a la responsabilidad del vecino para cambiar hábitos. Debemos apuntalar la cultura ciudadana, y allí es donde nos enfocamos en charlas en escuelas, porque los pequeños captan rápido la idea y los beneficios medioambientales y son ellos los que producen cambios en la familia”.

   “La erradicación del basural de Cabildo marca el eje de nuestra gestión municipal buscando soluciones eficientes y sustentables, trabajando diariamente en la toma de conciencia y asumiendo compromisos para mejorar la calidad de vida y salud de los vecinos”, cerró Chanampa.

   Respecto al predio, que hoy luce limpio y nivelado, la delegación buscará alternativas para utilizarlo con otro fin.

 La tercera etapa: mantenimiento y resguardo

   Actividades educativas de acompañamiento en la localidad de Cabildo desde el área ambiental en conjunto con la delegación apuntando a una cultura ciudadana de tratamiento de residuos comenzando desde la reducción de volumen de residuos en origen y buscar que la economía no sea de descarte sino que sea más inclusiva, justa solidaria y más responsable.

Coment� la nota