Adhesiones y críticas al proyecto de adelantar las elecciones legislativas

Se calificó al proyecto como una muestra de desesperación del kirchnerismo ante una supuesta pérdida de imagen. Aseguran que también se denota autoritarismo, soberbia, falta de respeto y ruptura de las reglas electorales. Sin embargo, los opositores dicen que esta decisión -que deberá pasar por el Congreso- le jugará en contra electoralmente en caso de darse, porque los votantes “toman nota de todas estas acciones
El anuncio presidencial de enviar al Congreso un proyecto para adelantar las elecciones legislativas al 28 de junio, disparó adhesiones y críticas por igual en la dirigencia y el ámbito político formoseño. Se mezclaron conceptos como “sensatez” y “estrategia” junto a “desesperación”, “autoritarismo” y “falta de respeto”.

Los principales referentes locales de la oposición criticaron fuertemente la decisión, calificándola como una violación a la Constitución Nacional y una señal de debilitamiento no sólo de la imagen del kirchnerismo, sino institucional.

Desde la UCR, por ejemplo, dieron por descontado que el Gobierno provincial se adherirá a esta nueva fecha y los comicios se realizarán también cuatro meses antes de lo previsto, lo que los obligará a modificar su agenda electoral para este año, con una reorganización de las estructuras y estrategias.

En Formosa deben elegirse 2 diputados nacionales, 15 diputados provinciales y la mitad del Concejo Deliberante, y el tiempo para definir los candidatos y encarar la campaña es mucho menor.

Desde el ARI, en cambio, se hizo hincapié en la crisis y se aseguró que debe prestarse más atención a los problemas de la gente que a la fecha de una elección, aunque se manifestó que “ningún Estado que se precie de serio institucional y constitucionalmente puede tomar una decisión como esta”.

El sector opositor en general calificó a la medida de Cristina Fernández como “una movida desesperada” hecha a partir de una pérdida progresiva de popularidad e imagen positiva que los iba a llevar, si los comicios eran en octubre, a sufrir varias derrotas en los distritos donde la convocatoria a las urnas era anterior.

Impacto

Ya existe un caso que muchos toman como antecedente: lo ocurrido en Catamarca, con la derrota del Frente para la Victoria a manos de un ex aliado K. Incluso se dijo que la presencia del ex presidente Néstor Kirchner en esa provincia le jugó en contra a los candidatos locales. La ironía opositora llegó a que se “invite” al ex mandatario a ir, por ejemplo, a Corrientes a apoyar a los candidatos alineados de allí, significando que eso devendría en una victoria para la oposición.

La dirigencia opositora formoseña tomó este caso y dijo ayer que el adelantamiento es una clara muestra de un mal momento por el que atravesaría el matrimonio Kirchner. El correr de los meses, aseguran, les traería más deserciones, y llevar al pueblo a las urnas con anticipación podría prevenir semejante impacto.

Más allá de lo estratégico, las críticas más fuertes aseguran que el proyecto de la Presidenta viola la Constitución Nacional, atenta contra la previsibilidad de los partidos para encarar el acto eleccionario y se erige como una muestra de autoritarismo.

Sin embargo, se asegura que la movida jugará en contra del kirchnerismo entre la población, que está teniendo en cuenta permanentemente acciones “soberbias” de la Presidenta y lo manifestará en las urnas. Una encuesta de un medio nacional arrojó que los gobiernos de los Kirchner -principalmente el de Néstor- fueron los más corruptos desde la vuelta de la democracia, y dirigentes formoseños mencionaron este concepto.

Comentá la nota