¿Además de estancada, la economía se derrumba?

Fuga de capitales, caída notable de las reservas en dólares, pequeños inversores que se refugian por temor en moneda extranjera, aumento en los préstamos al sector privado y crecimiento de la morosidad en los pagos. Síntomas de una economía que, además de estar estancada, parece haber iniciado una peligrosa curva descendente.
Informa la Fundación Libertad. Instituto de Estudios Económicos. www.iee.org.ar

En el último mes, los depósitos a la vista del sector privado crecieron un 1,9%. La desconfianza se refleja en la preferencia por el dólar y en la fuga de capitales. Así, los depósitos en esa moneda siguen su curso alcista mientras el éxodo de capitales fue del orden de los 6.000 millones de dólares en el segundo trimestre. Los préstamos avanzaron un 1,8%, impulsados por las financiaciones a empresas. Por otro lado, crece la irregularidad de las carteras de créditos, mayormente en las líneas dirigidas al consumo.

Preocupa la fuga de capitales

Una de las mayores preocupaciones en materia económica y financiera tiene que ver con la salida de capitales. En el marco de una creciente desconfianza y falta de credibilidad, los argentinos optan por ahorrar llevar sus ahorros al exterior.

Puntualmente, en el segundo trimestre del año el éxodo de capitales ascendió a una cifra cercana a los 6.000 millones de dólares. Cabe recordar que durante el 2008 salieron del país unos 23.000 millones de dólares y desde mediados de 2007 más de u$s 40.000 millones.

Más aún, las consultoras privadas estiman que la fuga de este año rondará los u$s 20.000 millones. Esto representa un desafío para el gobierno más aún en un contexto de fuerte deterioro fiscal y menor comercio internacional, y donde el resultado de este último será trascendental.

En este contexto, el gobierno consciente de esta problemática, comenzó a esbozar medidas para frenar la demanda de dólares y la huida de ahorros y, fiel a su estilo, las mismas están ligadas a más controles y restricciones.

No obstante esto, ninguna medida tendrá efecto en tanto no vuelvan la confianza y la previsibilidad, las verdaderas causas del problema. Por otro lado, también resulta impostergable disciplinar las cuentas públicas y eliminar regulaciones y controles excesivos que hoy obstruyen la actividad privada.

Las reservas cayeron en u$s 567 millones

Las reservas internacionales se ubican en 45.772 millones de dólares, lo que implica un descenso de 1,2% en relación a un mes atrás. En este marco, vale recordar, como ya señalamos en nuestros informes pasados, que este guarismo es inferior si se tienen en cuenta los préstamos de Banco de Basilea así como también los encajes en dólares. En este sentido, las reservas netas se ubicarían en torno a los 37.000 millones de dólares según distintas consultoras privadas.

En el último mes, los depósitos a la vista del sector privado subieron un 1,9%

El total de depósitos del sistema financiero asciende a 194.919 millones de pesos. Este guarismo implica una contracción del 2,8% en relación al un mes atrás o en términos absolutos un descenso equivalente a $5.534 millones de pesos. Esta caída responde mayormente a la disminución de los depósitos del sector público.

De la desagregación por tipo de depósitos, se desprende que los de cuenta corriente cayeron casi un 11% mientras que los plazos fijos no ajustados por inflación descendieron un 2,4%. Ambos rubros equivalen al 72% del total de depósitos. Por su parte, los que sí se actualizan por CER cayeron al doble que los que no se ajustan, pero su participación en el total de depósitos es mínima.

En otro orden, los depósitos en caja de ahorro registraron un alza equivalente a más de 3.000 millones de pesos.

Aumentan los préstamos pero también crece la morosidad

El stock de préstamos al sector privado subió el 1,8% y trepó a 112.818 millones de pesos. En otras palabras, esta suba implica un adicional de $1.961 millones. La mayor suba se registró en los documentos a sola firma con el 4,6% siguiéndole el rubro titulares de tarjetas de crédito con una expansión del 2,8%.

De manera opuesta, los préstamos prendarios, hipotecarios y los personales ostentaron variaciones negativas. En efecto, el ascenso en el stock de préstamos se explica por mayores adelantos en cuenta corriente y por los créditos documentados. Es decir, el avance de créditos está motorizado por el financiamiento a las empresas.

No obstante los datos del último mes, cabe remarcar la fuerte desaceleración en términos anuales. Puntualmente, hace un año los créditos crecían al 35% y hoy lo hacen al 10%. Sin dudas, esto pone de manifiesto la recesión que atraviesa nuestro país.

Por otro lado, la morosidad aparece nuevamente en escena. Según se desprende del último informe de bancos elaborado por el BCRA –correspondiente al mes de mayo- desde niveles moderados continúa percibiéndose cierta materialización del riesgo de crédito de las familias y de las empresas que enfrenta el sistema financiero.

Así, la irregularidad del crédito al sector privado aumenta 0,1 puntos porcentuales y se ubicó en mayo en el 3,8%, acumulando una suba de 0,7 puntos en lo que va del año. Este hecho es impulsado mayormente por el crédito al consumo de los hogares.

Comentá la nota