Adelanto del balance de AA: el déficit de julio fue de $ 300 millones

Pese a ser temporada alta, el flamante presidente de Aerolíneas, Mariano Recalde, ya había anticipado un panorama sombrío para la empresa. Analizan separar Austral, que hasta hace poco era rentable.
Aerolíneas Argentinas y Austral cierran en julio el peor balance de los últimos años. Según estimaciones preliminares de la misma compañía, la pérdida asciende a 300 millones de pesos 60 millones más que el resultado negativo de 240 millones de junio. A pesar de que el objetivo de la aerolínea de bandera desde que fue reestatizada no es ganar dinero, en el Gobierno renació la intención de separar Austral, empresa más fácil de administrar y que hasta hace poco fue rentable.

Mariano Recalde, el presidente de Aerolíneas, en un reportaje a Crítica de la Argentina ya había adelantado un panorama peor para julio a pesar de que junto con agosto y septiembre son meses de temporada alta.

La gripe A, la crisis financiera internacional y la desaceleración económica local hacen que hoy la empresa venda la mitad de pasajes que el año pasado, según afirmaciones de Recalde.

Este desplome tiene un inevitable correlato en las cuentas. El 2009 arrancó con un déficit mensual de entre 30 y 40 millones. Pero con el recrudecimiento de la gripe A y su impacto económico, que se suman a la crisis de todo el sector aerocomercial, la pérdida de julio marcará un récord.

Recalde, desembarcado en la empresa hace dos semanas, sigue armando el plan de negocios para mejorar la eficiencia y disminuir el drenaje de fondos.

Una de las alternativas que resurgió fue separar Aerolíneas y Austral. Marsans anunció esta intención a fines de 2007 y no pudo llevarla a cabo por presión de los gremios de Aerolíneas, que denunciaron una supuesta intención de los españoles de vaciamiento de la compañía más grande por no dejar beneficios. El anterior presidente y gerente general por el Estado, Julio Alak, también barajó esta idea, sin éxito.

La posibilidad de separar Austral reaparece a partir del incremento del déficit. La aerolínea de cabotaje, con algunos ajustes, puede dejar ganancias o perder muy poco. Poner en punto de equilibrio a Aerolíneas demandará más esfuerzo.

Austral tiene 2000 empleados y 24 aviones. Hoy, son dos sociedades separadas (Aerolíneas Argentinas S. A. y Cielos del Sur S. A. por otro) pero comparten algunas cuestiones operativas y comerciales. También todavía tienen el mismo accionista a pesar del juicio de expropiación iniciado por el Estado en diciembre del año pasado. El grupo español Marsans controla el 94% de Aerolíneas Argentinas y el 99% de Austral. Consultada la empresa, su vocero no respondió al llamado de este diario.

Comentá la nota