Adelantarse a un nuevo escenario frutícola

Hay factores que deberían ir anticipándose para un buen resultado en la próxima temporada, con la misma previsión con la que se trabaja en las chacras.
Las estadísticas que reflejan la caída de las exportaciones de fruta en Río Negro muestran que en 2009 el negocio cayó tanto como si hubiera desaparecido del mercado la empresa exportadora más importante. Todo ese dinero dejará de ingresar.

Cada uno de los actores que participan de la fruticultura coinciden en que son varios los factores que influyen para desencadenar el fenómeno de la caída de las exportaciones, reflejada de manera incontrastable en los números que difundió por estos días la entidad portuaria. Desde la crisis mundial, que trajo aparejada una baja de la demanda en los destinos tradicionales de la fruta regional, hasta las barreras fitosanitarias, principal problema con Rusia. Incluso los factores operan en forma conjunta, ya que más de un ejecutivo opina que las barreras para nuestros productos se endurecen, justamente cuando la demanda es menor, de manera que se frena la entrada de producto y bajan nuestros precios.

Otro elemento se suma cada temporada: los desacuerdos con los gremios del sector, que este año terminaron afectando la calidad del producto puesto en el mercado. Lo cual en contexto de poca demanda terminó por ser un factor que operó para que se registren menos ingresos.

Mientras desde el sector privado siguen invirtiendo y se ve la aparición de capitales extranjeros que mueven el "libro de pases" de ejecutivos y personal, desde el Estado se implementan reuniones para saber cómo finalmente se aplicará el llamado Plan Frutícola Integral para asistir y equipar a los pequeños y medianos productores.

Pero... ¿será suficiente? ¿Se podrán contrarrestar los efectos de una crisis de tales dimensiones con el lento Plan Frutícola Integral? ¿Ya se está trabajando para adecuar los estándares de agroquímicos a las nuevas exigencias? ¿Se estudia la manera de apoyar a los chacareros para que puedan seguir dentro de la cadena del negocio?

Hoy, las tareas en la chacra pasan por los preparativos de la tierra y las plantas para que rindan al máximo en la próxima temporada. Sería fundamental saber a esta altura si –con igual previsión- están el resto de los eslabones del proceso frutícola preparándose para afrontar un escenario complejo y de nuevas exigencias.

Comentá la nota