Se adelantaría la habilitación de la aeroestación

El adelanto de las elecciones legislativas habría determinado a los responsables a ponerla en funcionamiento antes de lo previsto.
Mientras avanzan los trabajos de ampliación y remodelación de la aeroestación civil Comandante Espora, con fecha de habilitación prevista para agosto de este año, la expectativa del flamante concesionario del lugar, la unión transitoria de empresas (UTE) entre Corporación América SA y Arecco Ingeniería SA, es ponerla en funcionamiento un tiempo antes, como consecuencia, según indican fuentes allegadas, del adelantamiento de las elecciones legislativas nacionales.

Por otro lado, la comuna, a pesar de que no realiza un control técnico estricto de los trabajos, ha tomado cuenta de algunas fallas constructivas, sobre las cuales espera que la concesionaria tome decisiones.

A siete meses de iniciada la remodelación edilicia, el aeropuerto ha modificado parte de su estética, aunque todavía impone su marcado carácter de obra en construcción.

Si bien el plazo original de puesta en servicio está establecido para agosto venidero, allegados al concesionario manifestaron su voluntad de anticipar esos plazos, como consecuencia, indicaron, del adelantamiento de las elecciones legislativas a nivel nacional.

Cerca de 60 obreros dependientes de la principal contratista, Ingeco SRL, empresa oriunda de Córdoba, trabajan en varios frentes, remodelando los 1.700 metros cuadrados preexistentes y concretando la ampliación de otros 1.300.

Con la particularidad de que la terminal sigue operando mientras se concretan estas modificaciones, ya se encuentra habilitado parte del sector de preembarque, donde operan la zona de check-in y la confitería.

Donde funcionara la anterior confitería, se trabaja en su demolición parcial, a fin de adecuar la estructura a su nuevo destino de alojar oficinas administrativas destinadas a la Fuerza Aérea, autoridades aeroportuarias y Aerolíneas Argentinas, entre otras. La adecuación de ese sector posiblemente se retrase respecto del resto, por cuanto la idea es agilizar la terminación de los sectores operativos que permitan la puesta en funcionamiento.

Se han completado los núcleos sanitarios y se avanza en las instalaciones eléctricas y de aire acondicionado, así como en el acceso al edificio. Otro sector donde se trabaja con intensidad, aunque algunos problemas técnicos (ver aparte) condicionan su desarrollo, son las futuras áreas de preembarque y arribos, ubicadas en el lateral derecho, visto de frente, del edificio.

También se ha completado la construcción de la cisterna de hormigón armado destinada a alimentar las instalaciones contra incendios.

Una losa con problemas

El sector edilicio donde funcionará el preembarque, en su planta baja, y el hall de arribos, en el piso superior, se encuentran hoy condicionados a unas pruebas de resistencia a realizar sobre la losa de hormigón armado construida sobre planta baja. De acuerdo con fuentes municipales, ese elemento estructural no fue realizado con el hormigón adecuado, al punto que las pruebas de resistencia realizadas sobre las muestras de material tomadas al momento del volcado no dieron los valores requeridos. Ante esta situación, la concesionaria realizará un ensayo sobre la losa, el cual consistirá en la colocación de una determinada carga uniformemente distribuida sobre la misma, a fin de analizar su comportamiento.

Una obra sin inspección municipal

A diferencia de lo ocurrido con la nueva terminal de ómnibus, donde la comuna realizó un estricto control de los trabajos, incluso reforzando los cuadros propios contratando un estudio de ingeniería, en la remodelación del aeropuerto decidió no realizar tareas de auditoría o inspección, limitando esa intervención a esporádicas visitas al lugar.

Fuentes allegadas al municipio, propietario del edificio, comentaron sobre la decisión de no realizar un seguimiento estricto de la calidad de las tareas asumiendo que el concesionario estaría perjudicando sus propios intereses si las realizara de manera irregular.

La reforma del aeropuerto considera una inversión de 14 millones de pesos, para una concesión acordada de 25 años.

Comentá la nota