"Adelantar elecciones es cambiar las reglas y suma incertidumbre"

El premio Nobel de Economía, Edmund Phelps, sostuvo que el adelantamiento de las elecciones cambió las reglas de juego y sumó incertidumbre, y que la devaluación de la moneda no garantizará la reactivación.
En la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), donde inauguró una cátedra que lleva su nombre, Phelps criticó las retenciones y advirtió que lo peor de la crisis mundial pudo no haber llegado.

–¿Qué opina del adelantamiento de las elecciones en la Argentina?

–Es una mala idea. Sólo sirve para generar más incertidumbre porque no se sabe que hará el Gobierno después. Entiendo parte del argumento pero lo mejor era no hacer nada, no cambiar las reglas porque el sector empresario queda descolocado.

–¿Cree que la Argentina debe devaluar su moneda para ganar competitividad?

–La devaluación puede parecer buena en el corto plazo, pero a la larga nunca lo es. Se frenan las importaciones y en consecuencia la innovación. Argentina sabe mucho sobre esto.

–¿Qué opina de la demanda del sector rural que exige una rebaja en las retenciones?

–No le veo razón de ser a los derechos de exportación.

–¿Cómo puede hacer el país para ganar credibilidad?

–Hace un año le diría que debería pagar su deuda pública impaga. Pero hoy con los problemas fiscales ya no es tan sencillo. Pero hay problemas en el mercado de trabajo, que tiene demasiada rigidez. Es necesario que los empleos se consigan por mérito y no por contactos o por clientelismo. Los países deben mirar a largo plazo y la Argentina no es la excepción. De lo contrario no habrá una economía bien diseñada después de la crisis.

–¿Ya pasó lo peor de la crisis?

–Hay algunos indicios positivos, pero una golondrina no hace verano, tampoco dos o tres. No hay una tendencia clara todavía.

–¿Es necesario un prestamista de última instancia que asegure liquidez?

–Yo soy escéptico al respecto. Creo que inyectar más dinero sólo implicará más inflación.

–¿Cuán profundo será el cambio en el capitalismo tal como lo conocíamos antes de la crisis?

–En el capitalismo existe una tensión entre las oportunidades que brinda y los ciclos de crisis y auge que genera. Pero una vida sin desafíos no vale la pena vivirse. Por eso hay que soportar las fluctuaciones, que son el precio por la vida que queremos. Es razonable.

–Pero no todos sobreviven a esas fluctuaciones..

–Es cierto que hace falta más regulación. Seguramente lo habrá. También otro sistema financiero que asegure que los bancos financien a las empresas y se divida la banca comercial de la banca de inversión.

–¿Es posible que se generalicen las nacionalizaciones en Estados Unidos?

–No lo creo. No tenemos personal para hacernos cargo de las empresas. Tampoco veo un proteccionismo extremo ni en Estados Unidos ni en Canadá ni en muchos países europeos. Y el resto del mundo no podrá hacerlo o perderá competitividad.

Comentá la nota