Adelantan las elecciones y también las alianzas políticas

El timonazo del Gobierno para adelantar las elecciones legislativas de octubre a junio aceleró los movimientos políticos y en los distritos del oeste ya comenzaron serias conversaciones para los armados de listas.
Después de protestar por el brusco adelanto de las elecciones, el intendente de Morón, Martín Sabbatella, apresta a su tropa para el desafío electoral local donde buscará mantener su hegemonía –cuenta con 18 de 24 concejales. Ya decidió que su reemplazante al frente del Ejecutivo sea Lucas Ghi, mientras define el orden de la nómina electoral, donde no se preveen sorpresas. La atención está puesta entonces en los aprestos de la oposición para arrebaterle una cuota de poder a la fuerza que gobierna el distrito desde 1999.

En el PJ oficial aparecen nítidamente varios dirigentes. Su presidente, Domingo Bruno, parece que será la opción local de Francisco de Narváez en el marco de la Triple Alianza opositora, junto al diputado provincial Damián Cardozo. Habrá que ver cómo confluyen y negocian lugares en las listas en ese espacio el macrista puro Ramiro Tagliaferro, el gremialista Hugo Pintos y la ultraduhaldista Marina Cassese.

Por su parte, el peronismo kirchnerista sabe que no puede perder el tiempo. Dejando atrás las diferencias surgidas en noviembre, cuando perdieron el partido a manos del disidente Domingo Bruno, el Frente para la Victoria local se reunió con un claro objetivo: convertirse en una alternativa concreta de gobierno en el distrito. Para eso dirigentes locales referenciados con funcionarios nacionales y provinciales iniciaron un camino de construcción: Juanchi Zabaleta –cercano al jefe de Gabinete Sergio Masa– parece ser la figura que aglutina al espacio.

Así lo demuestra un encuentro que se concretó días atrás en el que el secretario de Anses, convocó a Edgardo Binstok y Sandra Babuya alineados en el sciolismo; Martín Marinucci, hombre de la ministra de Salud Graciela Ocaña, y el concejal Santiago Muniz, que responde el ministro de Educación bonaerense Mario Oporto.

Por su parte, Margarita Stolbizer, una de las líderes de la Coalición Cívica a nivel nacional, habló con El diario, respecto del armado político en el distrito. «En Morón, al igual que en la mayoría de los distritos, el ARI y el GEN son los partidos base de la Coalición, que también tiene distintas agrupaciones o partidos de origen peronista.

Sobre los representantes del vicepresidente de la nación, en Morón, dijo que «no conozco por el momento que Julio Cobos tenga algún referente», al tiempo que indicó que la Coalición, «a nivel nacional ha iniciado un diálogo con el radicalismo para conformar juntos una alternativa de gobierno para el 2011. Esperamos que se vaya concretando, todos tenemos voluntad, y que eso pueda bajar a los distritos».

tuzaingó

Aunque se vislumbra que Descalzo podría perder algunas bancas en junio, no hay demasiada preocupación en el gobierno comunal. Los peronistas disidentes, en tanto, buscan sellar una compleja alianza de intereses y la Coalición Cívica mantendrá el frente que hasta el momento le ha dado buenos resultados a sus integrantes.

El acuerdo que los partidos de Mauricio Macri, Francisco De Narváez y Felipe Solá mantienen a nivel nacional, tiene sus claros referentes en Ituzaingó, sólo que costará juntarlos a conversar. El concejal Walter Elías es el armador del ex gobernador; su compañero en el Concejo, Néstor Calvo, responde a Macri, y Luis Sosa, también edil, trabaja con el empresario De Narváez porque así lo dictaminó su jefe político, Rubén Ledesma, líder del gremio de empleados de comercio.

El primero y el último son de extracción peronista y no se les conoce riña, por lo que podría haber acuerdo. El militante del ex presidente de Boca Juniors, en cambio, rompió el acuerdo que tenía con Sosa un día después de entrar en el deliberativo comunal, y desde entonces no se hablan. Es que en la elección pasada fueron juntos en la misma lista pero por imposiciones de acuerdos extraterritoriales.

En tanto, el oficialismo no sacó a relucir candidatos, algo se sucederás, como a nivel nacional, cuando se conozca el resultado del proyecto que mandó la presidenta al congreso.

Las novedades dentro de las filas del intendente Alberto Descalzo escasean, pero uno de los cálculos que todas las fuerzas políticas del distrito tienen en cuenta es que el oficialismo podría perder bancas en el Concejo, lo que haría peligrar la mayoría automática.

En la Coalición Cívica de Ituzaingó, en tanto, los tres partidos base: el ARI de Rubén Magliotti, Nuevo Gobierno, liderado por Ricardo Vallarino, y el GEN de Luisa Carpanesi (los tres concejales), mantendrán su unión en vistas a las legislativas de este año. Lo que están esperando, según contó Vallarino, es que la UCR decida o no ingresar en el acuerdo y hasta el momento no se conocen representantes de Julio Cobos en el distrito.

«No hay nada en lo local, estamos evidentemente acelerados por el proceso, nosotros aspiramos a conformar un espacio de centroizquierda encabezado por Margarita (Stolbizer). Dentro de ese espacio hay 16 agrupaciones y partidos, entre ellos Encuentro Popular, a nivel provincia y Nuevo Gobierno en lo local. En principio, hay una mesa que va a ser el ámbito de debate. A eso hay que sumarle acuerdos que se hagan con otras fuerzas, básicamente con el radicalismo», explicó Vallarino.

Respecto del adelanto de las elecciones, opinó que: «Me parece que cuando uno tiene la cabeza en una fecha prioriza los temas más importantes, nosotros estábamos trabajando en lo local con la seguridad, el empleo y proteger a los consumidores y estábamos más lejos del año electoral. Por otra parte, el peronismo siempre viola la norma escrita. Estos temas deberían estar preestablecidos por la Constitución y tiene que haber una fecha clara como en todos los países del mundo. En lo cotidiano tiene una consecuencia grave, porque lo que estábamos planteando y trabajando, como que la policía está desatada y que el cuerdo de Scioli con la Bonaerense ha aumentado los niveles de la seguridad; y que la gente se queda sin trabajo, va a quedar algo relegado».

El edil dijo, además, estar de acuerdo en que es necesario que el año electoral sea corto pero sugirió que para eso no era necesario adelantar los comicios.

Hurlingham

En Hurlingham, durante las últimas semanas se fueron definiendo las posiciones político-partidarias alrededor de los referentes nacionales del justicialismo oficialista y disidente; mientras tanto, la Coalición Cívica –que apunta a ser la principal fuerza de oposición– define su armado electoral con la incorporación de dirigentes del vecinalismo.

La inauguración del Hospital de Ojos municipal y la consecuente visita de la presidenta Cristina Kirchner para el acto oficial, cuando la obra se realizó con fondos municipales y colaboración provincial, terminó por dilucidar cualquier duda con relación a las presentes y futuras simpatías del intendente Luis Acuña.

Si llegó a especularse con el eventual acercamiento del jefe comunal al tándem Solá-Macri-De Narváez –incluso se habló de una reunión privada y a solas entre Acuña y el empresario televisivo–, fue el propio Acuña quien, frente a la multitud que se acercó a la inauguración del nosocomio oftalmológico, dijo algo así como que se había equivocado en elecciones anteriores, en 2005, cuando se encolumnó con el duhaldismo contra el kirchnerismo, y subrayó su actual fe y devoción al matrimonio Kirchner.

Mientras tanto, el acto proselitista organizado por la concejal Esther Barrionuevo, que contó con la presencia del ex gobernador Felipe Solá, dejó en claro con quién jugará la hermana del líder gastronómico. En el mismo juego que Rodrigo Álvarez, el hijo de Juanjo que desde hace un tiempo viene pateando las calles del distrito para relanzar lo que apunta a convertirse en una dinastía. «Hablaremos», aseguraron en varias ocasiones tanto Esther como Rodrigo; «me verán caminar con Esther y con Rodrigo», señaló Solá al terminar el acto en el club Independiente de Hurlingham.

Al respecto, habrá que ver qué posición tomará el ex concejal, ex aliancista y ex acuñista, Ramón Fernández, quien fuera reclutado por Jorge Macri varios meses atrás y aspiraba a convertirse en referente local del macrismo. Con este Macri fuera de escena producto de la interna provincial, es posible que Ramón se vea obligado a apoyar sin condiciones a Barrionuevo-Álvarez o a seguir en el llano a la espera de los resultados de junio y de una mejor oportunidad.

Por el lado de la Coalición Cívica, la novedad más importante se relaciona con la casi segura incorporación a esas filas del edil vecinalista Marcelo Suárez Nelson, que aún no se ha formalizado pero apunta a consumarse en las próximas semanas. Ello, sumado al paulatino alejamiento de sus principales referentes, como las ex concejales María del Carmen Cociña García -cercana al sabbatelismo- y Luisa Cesari de Fiora -alejada de la actual conducción del PIV-, sería el golpe de gracia para el Partido Integración Vecinal, que parece tener los días contados -electoralmente hablando.

La Matanza

En La Matanza el predominio de Alberto Balestrini es claro. El vicegobernador conduce el peronismo local que tiene una dinámica propia y conservará su piso histórico pese a la pérdida de votos que pueda tener ante la caída en la consideración pública del kirchnerismo. Sin embargo, un buen armado de peronistas disidentes más un eventual arrastre de votos independientes que viren hacia la centroderecha, puede ser en principio, una amenaza en términos de restarle bancas en el Concejo.

Las claves de los armados estarán en las veredas opuestas al oficialismo. Qué harén los peronistas díscolos y la coalición Cívica terciando en la contienda.

El principal exponente del PJ disidente en La Matanza es el gremialista y diputado nacional Rubén Ledesma, quién debe renovar su banca en el Congreso. El Negro –como lo apodan– tiene un acuerdo con Mauricio Macri y un caudal de votos peronistas propio; pero seguramente deberá negociar con el concejal Ariel Martínez, un dirigente con una trayectoria respetable dentro del duhaldismo. Ambos tendrían una relación cordial pero se tendrán que sentar a discutir espacios junto a los operadores locales del Colorado De Narváez.

En la Coalición Cívica se avisora difícil el acuerdo que se propone en el ámbito nacional. El hombre fuerte de Carrió en La Matanza es el dirigente social y diputado nacional Héctor Toty Flores, mientras que Margarita Stolbizer no ostenta un buen anclaje en ese distrito, el radicalismo orgánico está más cerca de Julio Cobos que de la moronense. Esto sin dudas va a generan serios cortocircuitos a la hora de confluir en un frente local. «Acá la Coalición la conduce el Toty, ni Margarita, ni los socialistas», deslizaron fuentes cercanas a Flores que, además, dijeron que «a los radicales en un día que nos levantamos generosos le damos el séptimo lugar de la lista». Desde la UCR, en tanto, alardean con su estructura partidaria para custodiar las urnas, admiten que será muy dificil llegar a un acuerdo y que irían en boletas separadas.

Comentá la nota