El adelantamiento de las elecciones sacudió a la política.

Mientras que el gobernador Alperovich consideró que la medida “es excelente” puesto que permitirá afrontar de mejor manera la crisis imperante, para la oposición es un claro síntoma de debilidad...
El anuncio de la presidente Cristina Fernández de Kirchner, sobre la decisión de adelantar las elecciones legislativas nacionales para el próximo 28 de junio (estaban previstas para el 25 de octubre), sacudió a la dirigencia política tucumana, disparando voces a favor y en contra. Mientras que el oficialismo defendió la iniciativa, por considerar que permitirá afrontar de mejor manera la crisis imperante, desde la oposición afirmaron que se trata de un claro síntoma de debilidad de parte del Gobierno nacional, que adelanta el proceso antes de que la situación del país empeore, al igual que su imagen.

Respaldo alperovista

El gobernador José Alperovich fue el primero en salir a reivindicar la medida señalando que la decisión de la Presidente "es excelente porque nos va a permitir trabajar sobre temas concretos que va a tener el país, como superar la crisis mundial. Hay que tratar de despolitizar el país lo antes posible, es lo mejor, esto lo que va a conseguir es trabajar más tranquilos sobre los problemas y despolitizar este año", insistió.

Según Alperovich, "el país no daba para aguantar hasta octubre, solucionando el problema de esta crisis financiera mundial con la situación electoral. No tengo duda que esta elección es en beneficio de todos los argentinos, porque la crisis es tan grande que no da para politizar sino para trabajar todos los partidos unidos y sacar el país adelante", subrayó. Finalmente, adelantó que los diputados nacionales por Tucumán "van a votar a favor" del proyecto para el adelantamiento de las elecciones.

Por su parte, el legislador oficialista Sergio Mansilla dijo que la decisión de realizar en junio los comicios que estaban previstos para octubre "es una buena medida, porque acorta el desgaste propio de un clima electoral. Cuanto más tiempo pasa, más se desgastan los poderes institucionales", resaltó.

"Crisis de debilidad"

La reacción opositora frente al anuncio de Cristina tampoco se hizo esperar.

"Esta es una señal altamente preocupante sobre la crisis de debilidad que atraviesa el Gobierno nacional, porque está demostrando que no sabe dónde vamos a estar como país en octubre", disparó el legislador provincial y titular de Fuerza Republicana, Ricardo Bussi.

El dirigente opositor dijo que los argentinos "asistimos a un alarmante escenario con un Gobierno desorientado, que perdió el timón del país, lo que lo obliga a salir con esta medida desesperada de adelantar la contienda legislativa nacional".

Según el republicano, "en la Casa Rosada saben que se viene un agravamiento de la crisis, con una profunda desaceleración en la economía que generará mayor desocupación e inseguridad. Este anuncio es un síntoma de debilidad del Gobierno, que no sabe qué va hacer con los destinos del país", insistió.

Finalmente, vaticinó que "así sea en junio o en octubre, Cristina y Néstor Kirchner, junto a sus aliados de todo el país, van a perder en las urnas. Este es el principio del fin de la lamentable era kirchnerista", sentenció.

El también legislador opositor Esteban Jerez, quien junto a los ex republicanos Ernesto Padilla, Julio Topa y José Costanzo integran el Proyecto Tucumán, sostuvo que "este anuncio no es más que una nueva demostración de falta de respeto a las normas preestablecidas por parte del matrimonio gobernante, en su afán de priorizar intereses particulares por sobre el bienestar general".

Para Jerez, con el adelantamiento de las elecciones, "el kirchnerismo quiere evitar un papelón electoral como el de Catamarca, y piensan que adelantando las elecciones les irá mejor".

Además, coincidió en que el adelantamiento de los comicios "denota un síntoma de debilidad patente por parte del oficialismo, porque demuestran temor frente a un seguro agravamiento de la crisis en los próximos meses y no saben si van a llegar octubre. Tienen miedo de que el desgaste les signifique perder aún más el control en el Congreso de la Nación", resumió.

Sorpresa en la UCR

En tanto, el interventor de la UCR en Tucumán, Federico Romano Norri, admitió que el anuncio presidencial los tomó "por sorpresa". No obstante, opinó que "las normas electorales deben ser siempre respetadas, sobre todo por el Gobierno nacional, que con esta medida está queriendo imponer nuevamente sus propios intereses".

Romano Norri opinó que "con esta estrategia el kirchnerismo parece buscar que la oposición no llegue a acomodarse a tiempo hasta junio, pero se equivocan".

En este sentido, aseguró que "la UCR, tanto a nivel nacional, como provincial, viene tomando precauciones en el armado de su estrategia, junto al Socialismo y a un sector del campo, entre otras organizaciones, por lo que seguramente estará en condiciones de presentarse como una alternativa fuerte en el mes de junio".

El dirigente radical consideró que el adelantamiento de los comicios "es un síntoma claro de debilidad por parte del Gobierno nacional, que demuestra temor frente a un seguro agravamiento del conflicto con el campo, la crisis económica y la inseguridad".

A su turno, el líder del otrora oficialista Movimiento Barrios de Pie y ex funcionario alperovista, Federico Masso, dijo que "esta maniobra propia de la vieja política busca apurar los tiempos políticos y ocultar la crisis para evitar los costos que el oficialismo y la oposición de centro-derecha representada por el 'peronismo disidente' pagarían hacia fin de año, con miles de despidos, aumento de la pobreza y una economía fuertemente estancada".

Comentá la nota