Adaro asumió con la misión de negociar con los gremios estatales

Con la enorme tarea de recomponer las relaciones entre el Gobierno y los gremios estatales sin acordar otros aumentos de sueldo para este año, el nuevo ministro de Gobierno, Mario Adaro, asumió ayer sus funciones ante un abarrotado Salón Patricias Mendocinas que no alcanzó a albergar a los más de 600 concurrentes, en su mayoría dirigentes sindicales, legisladores, funcionarios y doce de los dieciocho intendentes.
Alternando palabras y lágrimas, Adaro arrancó aplausos entre referencias religiosas, agradecimientos y reconocimientos al ministro renunciante, Juan Marchena, y al gobernador Celso Jaque (que también le agradeció a Marchena), en un discurso de tono personal más que político que remató en una inevitable marcha peronista.

Adaro asumió sus funciones con expresas instrucciones de acompañar desde Mendoza la política de sustentación del empleo, que será parte del blindaje contra los despidos que prepara el gobierno nacional. Por ese motivo, tal como lo adelantó el propio gobernador Jaque, se priorizará el empleo al aumento de salarios y se impulsarán políticas de "corresponsabilidad gremial" al tiempo que se profundizarán las conversaciones con el sector gremial.

El próximo lunes, entre las 9 y las 12, Adaro llevará a cabo una jornada de trabajo con los dirigentes de los gremios estatales, en la que -se estima- será la reunión inicial de una serie de encuentros individuales por gremio y grupales con todos los sindicatos, según la temática sea particular o común.

En tanto, hoy en San Rafael, el flamante ministro de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, dará a conocer el nombre de algunos de los colaboradores que ocuparán las subsecretarías de Trabajo, Justicia y Relaciones Institucionales.

Adelantó que si bien ya cuenta con su remplazante en la Subsecretaría de Trabajo, lo informará hoy desde el departamento del Sur, en el marco de los festejos por el aniversario departamental. Los tres nuevos subsecretarios asumirán el próximo lunes.

Comentá la nota