Acusan a De la Sota de debilitar a Schiaretti

Dos funcionarios provinciales cargaron contra el ex gobernador. Caserio lo culpó de intentar desestabilizar la gestión. Sosa sostuvo que trabaja para el kirchnerismo y que salió cuarto en la elección. Delasotistas dicen que no afectarán la gobernabilidad.
La interna peronista no da respiro. A las desafiantes declaraciones de José Manuel de la Sota, ayer salieron a responderle dos encumbrados funcionarios que responden al gobernador Juan Schiaretti. "Trata de debilitar la gestión del gobernador", fue la acusación del ministro de Gobierno, Carlos Caserio.

Por su parte, el funcionario de mayor confianza del gobernador, el secretario General de la Gobernación, Ricardo Sosa, aseguró que el ex gobernador está trabajando para el kirchnerismo. "De la Sota está triste porque salió cuarto, no tercero", en obvia referencia a la lista que encabezó el kirchnerista Eduardo Accastello, que consiguió el nueve por ciento de los votos.

En un acto que encabezó el viernes por la noche en la Seccional Sexta, De la Sota oficializó su aspiración de presidir el peronismo cordobés. También le ofreció la vicepresidencia a Schiaretti.

El ex gobernador no se quedó sólo en la amenaza de disputar la conducción, sino que cuestionó la estrategia electoral que Schiaretti decidió para los comicios legislativos del 28 de junio. "Falta autocrítica y no se puede ocultar la derrota. No quiero ser parte de un peronismo del 26 por ciento de los votos", bramó el ex jefe indiscutido del peronismo provincial.

Estas definiciones de De la Sota generaron una fuerte reacción en la Casa de las Tejas. Caserio, titular de la cartera política, y uno de los funcionarios que más dialoga con el gobernador sobre estrategias electorales, salió con los tapones de punta. "Los peronistas no podemos debilitar a nuestro Gobierno. El gobernador conduce y es la cabeza del partido. Siempre fue así. De lo contrario estaríamos perjudicando las posibilidades futuras del PJ", dijo Caserio.

Ante el señalamiento del ex gobernador de que Schiaretti eligió "a dedo" los candidatos del PJ para los últimos comicios, Caserio le devolvió la misma acusación al ex titular del PJ. "Es fácil hacer análisis con los resultados consumados, pero más serio es comprometerse. Desde que gobernamos en Córdoba nunca se hicieron internas para definir los candidatos a legisladores. Aunque tampoco teníamos problemas en hacerlas, pero el adelanto de los comicios por parte del Gobierno nacional impidió esta posibilidad", defendió el ministro la estrategia de Schiaretti.

Caserio también apuntó al kirchnerismo por el tercer lugar del PJ en los comicios del 28 de junio. "Tenemos autocrítica y a nadie le gusta salir terceros. Pero también hay que reconocer que la elección fue muy pareja y (Luis) Juez ya no es gobernador cantado, como muchos decían. Además, de no haber sufrido la traición de una lista kirchnerista armada por dirigentes peronistas, la realidad hubiera sido otra".

Marcando algunas diferencias con Sosa, el ministro de Gobierno dejó espacio para alguna negociación con el delasotismo. "En este peronismo por supuesto que hay lugar para De la Sota. Pero le pido que recapacite. Este es el momento para estrechar filas con el Gobierno provincial. Muchos dirigentes le pedimos al gobernador que presida el partido, pero el resto de los cargos se pueden definir en una mesa de negociación. Hay que impulsar a los mejores hombres y mujeres del peronismo y si son jóvenes mejor", razonó el funcionario provincial.

Gobernabilidad. En medio del recrudecimiento de la interna, voceros del delasotismo salieron a aclarar ayer que "no está en juego la gobernabilidad" de la provincia.

"De la Sota aspira a conducir el PJ porque es el líder natural del partido. Además, respaldará como lo hizo hasta ahora al Gobierno provincial. Su otro objetivo es que la militancia peronista vuelva a trabajar en favor de la gente más humilde", dijo un dirigente del delasotismo que pidió no ser mencionado para no alimentar la disputa.

Por su parte, en un breve diálogo con este diario, el viernes pasado, el propio De la Sota trató de minimizar la disputa con Schiaretti. "No estoy peleado con el gobernador. He trabajado para que llegue dónde está y mi objetivo es que le vaya bien".

Aunque, enseguida marcó su disidencia con Schiaretti, cuya estrategia es no acordar con Olga Riutort ni con Eduardo Accastello. "No dejaremos que se eche a nadie dentro del peronismo. Nadie puede tener el peronómetro para decir éste sí, éste no. Yo trabajo para la unidad del partido. Mi única voluntad es unir al partido para darle a Córdoba la mejor opción para 2011".

De la Sota afirmó que aspira a presidir el PJ, porque Schiaretti ha dicho que quiere poner todas sus energías en la gestión.

Cronología

Sin consulta. El gobernador Schiaretti eligió a los candidatos del PJ para los comicios legislativos. De la Sota se molestó porque no fue consultado y no participó de la campaña.

Actos. Luego de varios meses de silencio, De la Sota encabezó el jueves pasado un acto en la Seccional 13a. Enterados del regreso del ex titular del PJ, Schiaretti organizó otra convocatoria para el mismo día en Smata. El gobernador culpó a su antecesor de elegir los candidatos "a dedo".

Réplica. El viernes, De la Sota presidió otro acto en la Seccional 6a. Allí cuestionó con dureza a Schiaretti y se postuló para presidir el PJ. Ayer, desde el Gobierno le respondieron y lo acusaron de trabajar para el kirchnerismo.

Comentá la nota