Acusan a Soria de amenazar con un arma

El intendente de Roca, Carlos Soria, fue acusado anoche por su colega Leonardo Ballester de amenazar con un arma de fuego a concejales del radicalismo de Huergo, mientras se desarrollaba una sesión del Deliberante.
El jefe comunal justicialista rechazó la imputación, aunque reconoció que mantuvo un fuerte cruce de palabras con los ediles, porque minutos antes habían "patoteado" a un hombre contratado por el peronismo para pintar carteles y puentes ubicados sobre la Ruta 22.

"Estos radicales están totalmente perdidos. Supongo que tendrá testigos para decir cómo era el arma", dijo Soria anoche a este diario.

Cuando se le precisó que el intendente de Huergo habló de una pistola 9 milímetros, el mandatario roquense insistió en que "no tengo ningún tipo de armas de fuego" y circunscribió el hecho a "la bronca que tiene Ballester porque ahora se sabe que su hermana, Noemí Gilda Ballester, cobra una beca como acompañante juvenil y es una de las que deberá explicar ante la justicia dónde y cuándo cumplió con ese trabajo".

El conflicto comenzó a las 17.30, mientras un grupo de pintores contratados por Soria avanzaba para imponer una leyenda proselitista en el tanque de agua que se encuentra en el límite entre las localidades de Huergo y General Godoy.

Las dos versiones coinciden en que hasta allí llegó Ballester, para pedir que cesen en su tarea porque ese lugar era históricamente utilizado por la UCR.

La reacción del pintor fue llamar a Soria, quien pidió hablar con su colega. Pero Ballester rechazó la llamada, porque, según dijo anoche, el intendente roquense le parece una persona "desagradable". En consecuencia, el que tomó el teléfono fue el titular del Concejo, Carlos Patelli.

Sin embargo, el diálogo no aportó nada a la solución y pasadas las 18 Soria tomó rumbo a Huergo.

El propio mandatario relató que buscó a Ballester "por todos lados", incluyendo su casa, el comité radical y el municipio. Nunca lo encontró, pero sí pudo hallar a Patelli y los concejales, que llevaban adelante una reunión del cuerpo legislativo.

Soria estaba junto al pintor, quien rápidamente identificó al presidente del Concejo como una de las personas que minutos antes -y según la versión del peronismo- lo había amenazado.

Según Ballester, el intendente de Roca gritó ante todos que "mañana (por hoy) vamos a pintar el tanque y si los tengo que cagar a tiros, los cago a tiros".

"Ahí fue cuando se levantó la campera y mostró una 9 milímetros", precisó el jefe comunal de Huergo.

Ballester dijo que sugirió a Patelli radicar una denuncia penal, pero que éste se negó porque "tiene miedo sobre la reacción posterior de Soria". En consecuencia, tomarían contacto con funcionarios provinciales para que garanticen la seguridad en la localidad.

Soria aseguró a este diario que "la historia del arma nunca existió".

"Patelli me dijo que mañana (por hoy) antes de las 8 tenía que estar limpio el tanque y que si no, iba a ir con diez tipos y se iba a armar. Yo le dije que si él iba con diez, yo iba a ir con 20 y así íbamos a estar dando vueltas sobre un tema sin sentido", agregó.

De todas maneras, Soria sí presentó una denuncia en la comisaría de Huergo, por las presuntas amenazas recibidas por el pintor, haciendo responsable a Ballester por la seguridad del trabajador y su familia. (Redacción Central)

Comentá la nota