Acusan a Piumato, líder del gremio de los judiciales, de haber falseado una denuncia

Un abogado lo acusó de haberse autoinfligido la herida de bala que sufrió en el 2000 durante una protesta contra la reforma laboral de De la Rúa. Por el caso, fueron a juicio 11 policías que terminaron absueltos porque el fiscal no formuló acusación y no hubo querellantes.
El titular del gremio de los trabajadores judiciales, Julio Piumato, fue denunciado ante la Justicia de "falso testimonio agravado" por haber presuntamente mentido cuando denunció a la Policía por el balazo que recibió en los testículos durante la represión de una marcha sindical contra la reforma laboral que impulsaba el gobierno de Fernando de la Rúa.

Por la denuncia que hizo en su momento Piumato fueron enjuiciados once policías que este año terminaron absueltos debido a que la causa no tuvo querellantes y tampoco hubo una acusación por parte de la Fiscalía.

Ahora, el defensor oficial Hilario Lagos acusó al dirigente de haberse autoinfligido accidentalmente la herida y lo denunció de "falso testimonio agravado", una figura que contempla penas de hasta diez años de cárcel.

La denuncia sostiene que, por la trayectoria del proyectil, es "prácticamente imposible sostener que un tercero le disparó a Piumato". El texto afirma además que la herida "sólo pudo ser efectuada por portar un arma el herido, ya sea en la cintura, si es zurdo (de izquierda a derecha), o en una riñonera, que se le dispara por un mal manejo de la misma, si se quiere por accidente".

La acusación incluye también a una hermana de Piumato, Liliana, quien habría sustraído la esquirla del proyectil que le fue extraída al dirigente gremial en el Hospital Británico y que había sido colocada "dentro de una bolsa plástica" para ser entregada a la Justicia. Según Lagos, la mujer entorpeció "deliberadamente" la investigación.

La causa contra el gremialista recayó en el Juzgado de instrucción número 40, a cargo de la magistrada Inés Cantisani.

Comentá la nota